Boxeadores, entrenadores y dirigentes preocupados por no poder reactivar nuevamente la disciplina.  

Haciendo un poco de historia, desde 1924, cuando se fundó la Federación Mendocina de Box, la provincia siempre estuvo en los primeros planos en cuento al boxeo mundial.

Hoy en día sumado a que la Federación fue desafiliada por una conducción poco clara, la situación del boxeo de Mendoza, transita por aguas demasiado turbulentas y que llevan a un futuro poco incierto en lo más inmediato.

Por lo antes mencionado, hoy en día en la provincia, hay más de 50 entrenadores parados, más de 200 boxeadores amateur y 50 profesionales sin poder desarrollar la actividad.

Además hay 10 arbitrios y 20 jueces, sumado a todos los estudiantes que están en la actualidad cursando la carrera de arbitro y juez de boxeo en la provincia.

«La gente que estuvo al frente de la institución anteriormente lo único que hicieron fue lucrar y no hacer crecer el boxeo de Mendoza», dijo el ex campeón del mundo Julio Pablo Chacón.

«Ahora estamos esperando un nuevo interventor y así poder poner todo al día y poder regularizar todo y volver a llevar al boxeo de Mendoza a lo más alto».

«Estamos trabajando ahora con un grupo de personas amantes del boxeo y esperemos que todo salga bien y así poder volver a los primeros planos mundiales tanto en el amateurismo como en el profesionalismo», finalizó Pablo Chacón.