Anoche, el Ministerio de Salud de Mendoza confirmó un caso positivo de COVID-19.

Más allá de la noticia en sí misma que, indudablemente, generó gran inquietud en la comunidad valletana; se hace necesario poner algunas cosas en claro.

La primera, y más evidente, es la viralización de infinidad de audios y comentarios de todo tipo y color, sobre el tema: Vecinos que lo vieron, enfermeras que lo atendieron, policías que lo detuvieron, etc. Y aún más increíble, circularon nombres de personal de salud, que señalaron abocado a la tarea de atender al paciente; en el sentido de la peligrosidad del contagio que estas personas implicaban.

¿Hay algo más despreciable que esto? ¿Se puede ser tan infeliz, no sólo por criminalizar a médicos y enfermeras que están en la primera línea, sino para compartirlo en redes?

Respuesta: sí. Lamentablemente existen irresponsables que son capaces de esto y más.

El Dr. Luis López, Vicedirector del Hospital Scaravelli, se refirió a este tema anoche en el Edición Central del noticiero de Canal 8 Valle de Uco. Sonaba incrédulo. O peor, sonaba agotado.

Esto no se puede permitir. Con los médicos y enfermeras, no. Todos somos responsables de que no ocurra.

Insistimos: la información debe recibirse (y suministrarse, claro) por canales y medios oficiales con absoluta seguridad de su fuente.

El riesgo y daño al publicar irresponsablemente, con el pretexto de “alertar “, compartiendo con nuestros contactos en redes sociales, es infinito.

Y es que de responsabilidad se trata.

Por ejemplo, además de las redes sociales, medios de Tupungato y de Tunuyán publicaron información errónea sobre el tema. Luego se desdijeron, borraron o simplemente dejaron que el olvido cubriera la “metida de pata”. Todo esto, ignorando el protocolo de comunicación que se ha acordado entre los medios y las autoridades de Salud de la Provincia.

Incluso, hubo quien entrevistó al paciente, que hasta dio su nombre al aire, y que nosotros no repetiremos, obviamente.

El resultado fue una muestra auditiva de irresponsabilidad. De la emisora, por la liviandad en tratar el asunto, y del paciente en suponer que esto es una broma. Y hubo más diarios y radios con actitudes similares, pero no son objeto de estas líneas.

Surge el concepto de la responsabilidad.

Una idea que no habría tenido el mismísimo paciente, al parecer.

Se quiere saber exactamente qué hizo el paciente desde su entrada al país.

Lo que se informó es que “esta persona conocía muy bien el protocolo y el procedimiento que debía seguir para cuidarse el mismo, a su familia y a todos los tupungatinos. Por lo que cada vez que regresaba nos notificaba e iniciaba el aislamiento. Esta última vez ocurrió lo mismo, nos llamó el jueves y el personal del Área Sanitaria lo visitó periódicamente. El pasado martes el paciente nos llama por una molestia en la garganta, pero sin mayores síntomas, y una vez evaluada toda la situación activamos el protocolo…” dijo María Ángeles Olmedo, Coordinadora del Área Sanitaria de Tupungato.

Ahora bien, con quién estuvo el paciente y dónde, con quién se reunió, a quién tocó. Todo esto, es materia del “seguimiento del nexo epidemiológico” que las autoridades realizan.

“Habría estado en un asado”,Se fue de su casa antes de cumplir la cuarentena”, y afirmaciones del mismo tenor, están siendo analizadas, no tengamos ninguna duda.

A Canal 8, Radio 2 y 8Digital han llegado –y siguen llegando– miles de mensajes y fotos que denuncian detalles improbables.

Lo cierto es que, si el caballero en cuestión es –como todos estos mensajes dicen- un reverendo irresponsable, y efectivamente hizo todo lo que los mensajes dicen; ¿cómo es que nadie lo denunció?. El hombre, ¿es un irresponsable?

Podría haber más gente en cuarentena por haber tenido contacto con este paciente. Si esto es cierto, se sabrá. Como todo se sabe, al final.

Y si ocurre, alguien tendrá que explicar cómo es posible que se rompiera la cadena de cuidados y vigilancia que indicaron las autoridades.

No denunciar al 148, las situaciones que creemos irregulares, también lo es.

Al cierre de esta edición, tendríamos información concreta de que, en el Hospital Scaravelli, el paciente está absolutamente aislado, con un plantel de sanidad específico para su atención, y con todas las medidas de seguridad que indica el protocolo.

 

 

Fuente: Redacción

 

 

© Copyright 2020 – Todos los derechos Reservados 8 Digital

Privacy Preference Center

error: Content is protected !!