Los entierros son íntimos y solo para familiares directos.

Por la pandemia, el cementerio departamental de Tunuyán, se encuentra con las puertas cerradas y los entierros de personas fallecidas son intimas y solo para familiares directos de cada difunto.

La medida del cierre de las puertas del cementerio es para evitar la circulación de las personas por el interior del mismo. La medida no es solamente en Tunuyán, sino que en todos los cementerios de la provincia y del país.

A través de nuestro móvil de Canal 8, se informó que los sepelios que se llevan adelante en medio de la cuarentena, son ceremonias intimas y solo para familiares directos. Máximo cinco personas pueden ingresar con el cuerpo.

“El cuerpo llega de la funeraria al cementerio e ingresa junto con los familiares más cercanos y es depositado en el lugar previsto y rápidamente todos tienen que salir del interior del cementerio”, comentó el encargado del lugar.

Respecto a las casas de sepelios, en esta cuarentena su trabajo es ir a buscar los cuerpos al lugar donde está el difunto e inmediatamente al cementerio.