Era parte de la causa del lavado de dinero de los cuadernos K. Fabíán Gutiérrez junto otros de sus familiares estaban implicados y procesados. Ahora la justicia deberá decidir.

El ex secretario de Cristina Fernández tenía una fortuna de $900 millones y era parte de la mega causa que involucra a gran parte de las relaciones políticas de la ahora vicepresendente de la nación. La justicia deberá ahora seguir la investigación y resolver si hay una condena, si los bienes podrían terminar siendo decomisados. Inmuebles, hoteles, autos y hasta una embarcación

Más allá del impacto emocional y la detención por los cuadernos, Fabián Gutiérrez estaba más preocupado por la causa de lavado de dinero. En ese expediente, el juez Claudio Bonadio -el mismo que lo había sobreseído en 2011 por enriquecimiento ilícito- le embargó sus bienes hasta $900 millones. También procesó a su mamá y a su media hermana. Con la muerte de Gutiérrez, su fortuna y su herencia dependen del futuro de esa causa, donde se llegaron a identificar 36 propiedades, 35 autos de lujo, y tres embarcaciones. Según pudo Infobae de fuentes judiciales, la Cámara Federal se apresta a resolver las apelaciones. Habrá una definición antes de fin de mes. “Los bienes (de Gutiérrez) pueden seguir embargados”, advirtió una fuente judicial. Y en el futuro podrían terminar decomisados.

Fabián Gutiérrez estaba procesado desde noviembre del año pasado por lavado de dinero “agravado por su realización como parte de una asociación formada para la comisión continuada de hechos de esa naturaleza”. En los próximos días, la Sala I de la Cámara Federal decretará su sobreseimiento, pero la causa continuaría para la mayoría de los procesados. También se mantendría el embargo millonario sobre los bienes del ex secretario.

La investigación sobre el patrimonio de Gutiérrez arrancó en 2017 en el juzgado de Marcelo Martínez De Giorgi, por una denuncia de la Unidad de Información Financiera (UIF), y terminó anexada a la causa de los cuadernos de las coimas, donde el ex secretario está procesado y enviado a juicio oral. Tras la muerte de Bonadio, el expediente volvió a quedar en manos de Martínez De Giorgi.

En el expediente se identificaron al menos 36 inmuebles concentrados en El Calafate, Río Gallegos y Ushuaia, unos 35 autos (la mayoría de lujo) y al menos tres embarcaciones (dos a nombre de la sociedad CYD Servicios). La lista de bienes incluye desde un hotel en Tierra del Fuego, otro en Río Gallegos, dos Porsche, y hasta una mansión de USD 650 mil en un country de Pilar, Highland Park.

Esa casa es el único inmueble que se restituyó a su actual dueño, el empresario Diego Riestra. Según la versión de Gutiérrez, él fue inquilino del dueño anterior, Germán Rodríguez. Bonadio no le creyó porque la casa estaba asegurada a nombre del ex secretario. “El seguro estaba a nombre de Gutiérrez, pero lo había endosado a nombre de Rodríguez”, dijo el abogado de Rodríguez, Mariano Pinciroli.

 

Lo cierto es que todos terminaron procesados.

Luego de una intensa batalla judicial, la Sala I de la Cámara Federal -integrada en este caso por Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia- le restituyó la casa a Riestra en carácter de depositario judicial. Ese empresario ahora mantiene una disputa con Rodríguez por el saldo del precio.

Para Bonadio, gran parte de la fortuna de Gutiérrez provenía del dinero de los bolsos que recogía Roberto Baratta junto al chofer Oscar Centeno.

La situación sobre el futuro de los bienes es bien compleja porque su madre, Teresa Amalia García, que sería la heredera natural, salvo que Gutiérrez haya dejado un testamento, también está procesada como coautora del delito de lavado. La mujer aparece vinculada en varias operaciones inmobiliarias y comerciales de su hijo.

Si la causa avanza y llega a juicio, los bienes podrían terminar siendo decomisados y rematados para que el dinero vuelva al Estado, como se dispuso con algunas de las propiedades de Daniel Muñoz. En ese caso, podría haber un conflicto con la sucesión, admitió una fuente de su defensa.

La madre de Gutiérrez no es el único familiar directo procesado en esa causa. También aparece la pareja de su madre, Carlos Mario Cesar Siverino; su media hermana, Alejandra Martinovich; y su pareja, Matías Lazzaro Raimondo.