Tal como se había anticipado.

El próximo domingo vencía el decreto vigente. Alberto Fernández extendió el distanciamiento social preventivo y obligatorio (DISPO) hasta el 28 de febrero. El decreto se publicará en las próximas horas.

“Las clases y actividades educativas no escolares presenciales se podrán reanudar, según los parámetros definidos por el Consejo Federal de Educación”, detalla el texto.

En este sentido, se aclara que “cada provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deciden la efectiva reanudación y, eventualmente, su suspensión de acuerdo con la situación epidemiológica”.

Se detalla que “en aquellos casos en que resulte necesario disminuir la circulación de personas a fin de mitigar la propagación del virus SARS-CoV-2, se deberán implementar políticas sanitarias que prioricen el funcionamiento de los establecimientos educativos con modalidades presenciales”.

En tanto, “docentes y personal no docente, alumnos y sus acompañantes quedan exceptuados de la prohibición del uso del servicio público de pasajeros. Deberán tramitar el Certificado Único Habilitante de Circulación” , según reza el decreto.

Hasta el 28 de febrero, todas las jurisdicciones del país seguirán bajo distanciamiento, social preventivo y obligatorio (DISPO).

De esta forma, se mantendrá la libre circulación por todo el territorio del país. Los gobernadores y el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, podrán reglamentarla estableciendo días, horas y zonas por razones epidemiológicas.

  • Medidas de Prevención: las medidas continúan siendo distanciamiento social de 2 metros, uso de tapabocas e higiene. Se deberán cumplir los protocolos aprobados para cada actividad.
  • Actividades económicas: podrán realizarse actividades económicas, industriales, comerciales o de servicios, en tanto posean un protocolo de funcionamiento aprobado por la autoridad sanitaria de las jurisdicciones (según las recomendaciones de la autoridad sanitaria nacional).
  • Espacios cerrados: el máximo de uso de los espacios cerrados es del 50% de su capacidad. Para los establecimientos gastronómicos del AMBA, la ocupación de superficies cerradas será de un máximo de 30% del aforo, en relación con la capacidad máxima habilitada.
  • Actividades deportivas y artísticas: Solo podrán realizarse con cumplimiento de las pautas de higiene y cuidado y respetando los protocolos de cada una de ellas. En lugares cerrados, la concurrencia no podrá ser superior a 10 personas.