Son los niños, niñas y adolescentes que padecen  fisura labio-alvéolo-palatina.

En la Argentina, más de 400 niños, niñas y adolescentes con fisura de labio-alvéolo-palatina (FLAP) pueden contar hoy con el seguimiento de sus médicos y terapeutas, gracias a un sistema de teleconsultas desarrollado por Smile Train. En Mendoza se realiza en el Hospital Pediátrico Humberto Notti, que actualmente atiende a 250 pacientes con esta modalidad.

La gran mayoría de las familias se adaptó perfectamente a la teleconsulta, con los recursos que tenían a mano, a través de videoconferencia y videollamadas.

En el Notti se comparte  información general y personalizada. Se envían instrucciones, guías, videos explicativos y se realizan controles de cirugía, pediatría y odontología, entre otros. Terapias como fonoaudiología y psicología se adaptan especialmente bien a las sesiones remotas.

Al respecto, Silvia Torres, odontopediatra del Hospital Notti, expreso: “Desde el inicio de las teleconsultas, siempre trabajamos con el compromiso de las familias. Actualmente se atiende a 250 pacientes con esta modalidad. Aprovechamos todos los recursos disponibles. Por ejemplo, se les pide a las familias que filmen a los chicos lavándose los dientes y eventualmente se les envía la corrección. También se realiza control nutricional. Los padres se sienten verdaderamente empoderados. Si alguna familia tiene problemas de conectividad, Smile Train también colabora para que puedan disponer de carga telefónica para cumplir el tratamiento”.

 

Fisura labio-palatina (FLP)

Las fisuras labio-palatinas (FLP) son alteraciones en el desarrollo de la cara que se producen en etapas muy tempranas de la gestación. Durante los tres primeros meses de embarazo se altera la formación normal del labio, nariz y/o paladar. Se presenta con diversos grados de compromiso, desde una fisura que afecta solo a un lado del labio (llamada fisura labial unilateral) hasta aquellas que afectan a ambos lados (llamada fisura labial bilateral) o la fisura del labio y de todo el paladar (llamada fisura labio- alvéolo-palatina, FLAP).

El tipo de fisura más frecuente es la fisura labio-palatina unilateral izquierda, en la que se observan abiertos el labio, la encía, el paladar duro y blando, dejando comunicadas la boca con la nariz. La fisura labial por sí sola no debería ocasionar problemas de alimentación en el bebé. Sin embargo, si la fisura incluye el paladar, será necesario implementar una técnica de alimentación adecuada para cada bebé, según sus propias características.

Las fisuras con compromiso de paladar (fisura velopalatina, velar o submucosa) también pueden afectar el habla, voz y audición de los niños y niñas. Es por eso que se debe mantener un constante monitoreo previo y posterior a las cirugías.