Este lunes se entregaron diez viviendas sociales que se finalizaron al inicio de la cuarentena impuesta por el Gobierno Nacional.

Son 10 casas del barrio Molina, Junín, que fueron construidas por el Instituto Provincial de la Vivienda con fondos enteramente provinciales.

El Gobierno de Mendoza junto al municipio organizaron en conjunto esta entrega que se realizó siguiendo rigurosas medidas de seguridad tanto para los beneficiarios como para las autoridades que estuvieron presentes.

A diferencia de otros actos, fue convocada una sola persona por grupo familiar, quien debía permanecer en el frente de la casa que se le adjudicó con tapabocas y manteniendo distancia social con los otros vecinos, a la espera de la entrega de la documentación correspondiente.

Estuvieron presentes el vicegobernador de la Provincia, Mario Abed; la titular del IPV, María Marta Ontanilla y el intendente de Junín, Héctor Ruiz, quienes recorrieron las calles del barrio entregando a cada beneficiario las llaves de su nuevo hogar.

“hemos organizado junto con el municipio una entrega muy austera pero muy valiosa a la que ha podido asistir un solo miembro del grupo familiar y lo más importante es la modalidad de mudanza que se ha implementado y que será por turnos”, dijo Ontanilla.

Las familias podrán comenzar la mudanza una vez que el municipio les otorgue un turno especial para hacerlo.

“Permitiremos hasta tres mudanzas por día en distintas franjas horarias. Las familias deberán solicitar el turno y retirar por el municipio la correspondiente autorización para circular”, aclaró Héctor Ruiz.

Respecto a la construcción de viviendas en toda la provincia, la funcionaria del IPV mencionó que “en Mendoza no se ha frenado la construcción de barrios, por lo que actualmente continúan en ejecución alrededor de 1.500 casas a través del Plan Provincial y otras 400 que se están construyendo bajo la modalidad público privado”.

La obra para la construcción de estas 10 viviendas de Junín comenzó a mediados del 2019 y en tan sólo 9 meses se pudo finalizar, sin embargo, los nuevos vecinos tuvieron que esperar muchos años para verlas hecha realidad.

Las viviendas entregadas cuentan con dos dormitorios, un baño, cocina sectorizada y estar comedor, distribuidos en 62,30 metros cuadrados.

La construcción es de tipo tradicional, con bases de Hº Aº y mampostería de ladrillón. Las divisiones interiores son de durlock y la estructura del techo está conformada por paneles de friolatina.

Las paredes están terminadas con revoque grueso con textura en el exterior y, con enlucido de yeso en el interior.

El baño se entrega con todos los accesorios y con revestimiento cerámico hasta una altura de 2,20 metros, al igual que los pisos y zócalos de toda la vivienda.

La carpintería es de aluminio en ventanas, puertas de chapa en el exterior y de placas de madera en el interior.

Fuente; Instituto Provincial de la Vivienda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here