Real Madrid superó 3-1 al Barcelona con goles de Valverde, Sergio Ramos (penal) y Luka Modric. El empate parcial para los locales fue de Ansu Fati.

En un inicio frenético, el equipo de Zidane pegó primero: una exquisita jugada que inició Nacho desde el lateral derecho. El pase del defensor fue recibido por Benzema, que habilitó al uruguayo Federico Valverde y este cruzó el remate para poner el 1-0 en favor del Real Madrid a los 4 minutos.

Más allá del golpe, el Barcelona salió rápido a buscar el empate y lo consiguió sólo cuatro minutos más tarde. A los 8′, gran pase de Messi para Jordi Alba, que se escapó hasta la línea de fondo y tiró el centro para que Ansu Fati, en posición de número 9, defina a la red.

Después de unos minutos en los que se repartieron el dominio del balón, en dos acciones consecutivas casi cambia el marcador. A los 23′, Messi lo tuvo de derecha tras un rápido contraataque del equipo de Koeman. El 10 del Barcelona disparó en un ángulo cerrado y contuvo Courtois. Sesenta segundos más tarde, fue Benzema el que remató con destino de gol, pero apareció Neto.

Poco tiempo después, el astro argentino fue el protagonista de la primera polémica del clásico. Con pelota dominada, el capitán del Barcelona entró al área y fue derribado por Casemiro. El brasileño tocó la pelota, pero también se deslizó y tocó la pierna derecha de Leo, que se dejó caer. Luego de la revisión del VAR, el árbitro Juan Martínez Munuera siguió el juego y no cobró penal.

En el comienzo de la segunda etapa, el conjunto local salió con todo y volvió a ser la joya del Barcelona el que tuvo la primera gran ocasión de gol. A los 6′ y después de un pase de Messi, Ansu Fati intentó con un disparo bajo que se fue cerca del palo derecho defendido por el arquero belga. Dos minutos más tarde, el delantero juvenil habilitó a Coutinho, que intentó de cabeza y el balón se fue a centímetros del arco.

A pesar de que los locales estaban dominando el juego, el Real Madrid se puso en ventaja a los 18′ del complemento. El francés Lenglet tomó de la camiseta a Sergio Ramos dentro del área y, después de la revisión del VAR, el juez marcó la falta que el histórico central de los merengues cambió por gol.

Cuando restaban cinco minutos para el final, Neto mantuvo en partido al conjunto de Koeman: una doble tapada de Neto a Toni Kroos y una salvada del arquero frente a un cabezazo de Ramos dejó la ventaja de sólo un gol para la visita.

Pero ya en tiempo cumplido, apareció Luka Modric para sentenciar el resultado. El volante croata dejó en ridículo a la defensa culé y puso el 3-1 final para el Real Madrid que ganó en el Camp Nou y se quedó con el clásico de España después de sufrir dos derrotas consecutivas ante Cádiz por la liga española y frente al Shakhtar Donetsk por la Champions League, ambas como local.

El Barcelona intentó en el final con el ingreso de Dembelé, Griezmann y Trincao, pero no alcanzó para lograr la igualdad y cayó en el partido más importante de lo que va del arranque de la temporada.

Con este resultado, el Real Madrid se subió a la cima de las posición en La Liga. Suma 13 puntos con un partido más disputado. Por su parte, los catalanes, a los que todavía les resta jugar dos encuentros postergados, tiene 7 unidades y están en la mitad de la tabla.