Después de finalizar su mandato en la Legislatura, el dirigente del Partido Verde regresó al Congreso de la Nación, donde tenía un cargo reservado. Cobrará casi lo mismo que como senador provincial.

Tras el recambio legislativo del 1 de mayo, son varios los diputados y senadores que tuvieron que abandonar la Legislatura y que comenzaron a buscar una nueva función en el sector público. Entre estos, Marcelo Romano no demoró en conseguir un nuevo puesto, habida cuenta de que tenía un cargo reservado en el Senado de la Nación.

Sin embargo, al regresar al Congreso, a Romano debía asignársele alguna función, por lo que solicitó verbalmente y a través de un pedido formal trabajar para la senadora macrista Gladys González. «Le solicito acatadamente tenga bien elevar a la Secretaría Administrativa nota de mi afectación a su despacho», dice la nota enviada a la dirigente del PRO.

De esta manera, Romano pasó a vincularse con el PRO luego de haber sido candidato a intendente de la UCR de San Carlos en 2015, dirigente massista posteriormente y, a partir de 2018, senador provincial del Partido Intransigente, Protectora y Partido Verde. Pero además de esta curiosidad, surge otra perlita sobre el abogado: cobrará como empleado del Congreso prácticamente lo mismo que un legislador provincial.

Romano, un «agente de planta de este honorable Senado» (así se presentó para solicitar trabajar con González), tiene un cargo A-1 que, de acuerdo con la última escala salarial del Senado, implica un salario de $266.933, al que habría que sumarle un adicional por título de $53.386. Por ello, sin contar antigüedad, cobrará un sueldo de $320.319, como mínimo, apenas por debajo de un legislador en Mendoza.

Marcelo Martín Romano ingresó al Senado de la Nación como empleado temporario gracias a Laura Montero, quien era su pareja. A fines de 2015, unas semanas antes de que la dirigente radical abandone el Congreso, el abogado fue pasado a planta permanente. Luego, en abril de 2018, solicitó licencia sin goce de haberes para ser senador provincial, la cual se venció el 30 de abril de este año.

Al volver al Senado de la Nación, Romano se reunió con González para trabajar en su despacho, lo que ratificaría luego con nota formal. Con la legisladora de Provincia de Buenos Aires tienen puntos en común, como haber sido aliados de Sergio Massa y sus «saltos» partidarios: en 2013, González fue candidata a diputada nacional en la boleta del Frente Renovador, pero terminó asumiendo como PRO.

A lo largo de su carrera, González fue diputada y senadora nacional, además de haber ocupado cargos en las gestiones de Mauricio Macri como jefe de Gobierno porteño y presidente de la Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here