“Sería triste si en la entrega se diera prioridad a los más ricos o si pasara a ser propiedad de esta o aquella nación”, aseguró el Sumo Pontífice.

El papa Francisco pidió que la vacuna que se descubra contra el coronavirus sea universal y no solo esté al alcance de los países más ricos, para que todos, incluso los más pobres, puedan curarse de esta pandemia.

“Sería triste si en la entrega de la vacuna se diera prioridad a los más ricos o si esta vacuna pasara a ser propiedad de esta o aquella nación, y ya no fuera para todos. Debe ser universal, para todos”.

Además agregó: “Es lamentable que haya poblaciones del mundo que no tienen acceso a determinados fármacos, por eso si existe la posibilidad de tratar una enfermedad con un fármaco, este debe estar al alcance de todos, de lo contrario se crea una injusticia”.

Finalmente  Francisco dijo “Las empresas farmacéuticas pueden contribuir generosamente a una distribución más equitativa de los medicamentos y que los gobernantes, a través de opciones legislativas y financieras, están llamados a construir un mundo más justo, en el que los pobres no sean abandonados o, peor aún, descartados”.