El Instituto Nacional de Vitivinicultura tiene una cara nueva. Se trata de quien hasta hace sólo unos días era el secretario de gobierno del municipio de Tunuyán, Martín Hinojosa, de 45 años y que también había ocupado un cargo como funcionario en la provincia durante el gobierno de Paco Pérez.

Hinojosa es contador público nacional y también es empresario bodeguero. Tal como marca la historia, nuevamente un mendocino presidirá los destinos del organismo que, si bien tiene sede en Mendoza, tiene características de ente nacional.

De esta manera, el joven tunuyanino peronista, quien cuenta con el aval de la dirigente PJ Anabel Fernández Sagasti, tendrá que conciliar los intereses de toda la industria.

 

COMPARTIR