Así lo aseguraron desde Irrigación. Esto beneficia  a la región ante la emergencia hídrica.

Ante cualquier pronóstico que se había dado para la provincia para el 2020 con respecto al clima, este año el Valle de Uco y Mendoza tienen 5 veces más de nieve que en el invierno de 2019, situación  positiva de cara a la época estival.

Esto fue aseverado por el propio Gabriel Testa,  subdelegado de la cuenta Río Tunuyán Superior de la Dirección General de Irrigación,  quien apuntó: “Gracias a Dios, este año, pese a los pronósticos de que el 2020 iba a ser un año seco en cuanto a nevadas en nuestra cordillera, hemos tenido la suerte de  que se han registrado varias nevadas durante junio y parte de julio. Esto nos ha permitido tener cinco veces más nieve que el año pasado, el cual fue uno de los años más críticos de la última década en cuanto a sequía”.

Asimismo, el funcionario agregó: “Esta condición nos ha permitido estar en lo que va del este ciclo de nevadas, estar en la media histórica en lo que respecta al registro de nieve en la cordillera”.

En cuanto a  si esta situación alcanza para salir un poco de la crisis hídrica en la que en los últimos años estuvo enmarcada la provincia y la región,  Testa aseguro que “el periodo de pronóstico de correntía comienza el 1 de octubre, dado que esta nieve que hoy vemos en la cordillera va a estar llegando a los ríos y arroyos de la región a mediados de noviembre, Por suerte, con la cantidad de lluvias que se registraron en marzo  más la acumulación de agua que hemos tenido, nos ha permitido afrontar este año con mejores caudales y mejores volúmenes de agua en los reservorios y embalses. Esto permite que en esta primavera podemos tener una mejor performance a la hora de entregarle agua a los regantes”.

A esto también se le suma el beneficio que tiene la región por el lleno del dique Carrizal, que se esperaba que el máximo de su acumulación de agua se registrara en agosto y se dio un mes antes. Este lugar en 2019 llegó a un máximo de 68% y hoy está al 100%. “Esto nos va a permitir poder derogar más agua que en años anteriores, teniendo en cuenta que el 3 de agosto empezamos con el riego en nuestra cuenca”, culminó Testa.