Se trata del alga didymo.

Tras un análisis técnico, la Dirección de Recursos Naturales Renovables –dependiente de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial– decidió ampliar el plazo de la veda de pesca por 90 días en los arroyos Pircas y Grande de la Quebrada en el área protegida de Manzano Histórico, como medida preventiva para evitar la propagación del alga exótica invasora didymo.

Esta determinación se tomó con un fin preventivo para evitar la propagación de esta alga por otros cuerpos de agua o humedales del territorio mendocino. Didymo fue catalogada en Argentina como “especie exótica invasora” y, si bien no afecta la salud humana, causa daños ambientales y económicos.

Siguiendo los criterios fijados por el Ministerio de Ambiente de la Nación, para el abordaje de didymo en Argentina, en Mendoza ya se realizaron distintas campañas obteniendo un total de 62 muestras desde el río Grande al Sur de Bardas Blancas –Malargüe– , hasta el arroyo Picheuta –Las Heras–, y todas estas muestras arrojaron resultado negativo para didymo. Según especifica el informe técnico de la Dirección de Recursos Naturales Renovables.

Si bien no existen nuevos sitios colonizados por esta especie exótica invasora en la provincia, para evitar su propagación, se define ampliar el tiempo de veda de pesca por tres meses más en los arroyos mencionados del Valle de Uco como medida de protección de la biodiversidad en otros espacios naturales mendocinos. 

Según los estudios encarados desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables, la presencia del alga didymo es muy escasa y localizada en Mendoza: en el arroyo Grande de la Quebrada y Las Pircas, en Tunuyán. Pero como el alga es de muy fácil propagación, se tomó la decisión de prohibir la pesca por 90 días más