De diciembre de 2019 a mayo de 2020, el mundo tiene más de 5 millones de casos de COVID-19 y gran parte de esta cifra está repartida en Estados Unidos, Brasil, parte de Europa y Asia. En cuanto a Sudamérica, otro de  los países más afectados son Chile y Perú.

Un estudio de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos revela que el 2 de abril de este año se superó el millón de contagios en el mundo y en tan solo 13 días esa cifra se duplicó. El ritmo de circulación viral continuó y cada 12 días la cantidad de casos fue incrementándose en un millón de casos, hasta llegar al 22 de mayo con poco más de 5 millones de casos.

En este contexto, Estados Unidos sigue siendo por lejos el país más afectado, con más de 1,55 millones de infectados, la tercera parte de los más de 5,16 millones de infectados confirmados a nivel mundial.

Entre los 10 países con más casos, además de Estados Unidos, se encuentran Rusia, Brasil, España, Reino Unido, Italia, Francia, Alemania, Turquía e Irán.

El país norteamericano sigue en la delantera en cantidad de muertes por coronavirus, superando las 93.000 y  desde hace semanas se convirtió en el epicentro de la pandemia con gran cantidad de casos en estados como Nueva York, Nueva Jersey y California,

Por detrás de Estados Unidos, en número de casos, se ubican Rusia, con más de 300.000, Brasil, Reino Unido, España e Italia, con más de 200.000 casos cada uno de ellos. Francia, Alemania, Turquía, Irán, India y Perú suman más de 100.000 contagios cada uno.