El fiscal Fernando Alcaraz lo confirmó. El empresario estaba desaparecido desde hace un mes y medio.

En la mañana de hoy confirmaron que el cadáver hallado el pasado día jueves en Costa de Araujo, Lavalle corresponde al empresario que estaba desaparecido hace un mes y medio, Diego Aliaga.

Según datos aportados por la Justicia y los estudios forenses,  el cadáver fue encontrado a medio metro bajo tierra, todo indica que el hombre fue asesinado. Aun continúa realizándose la necropsia, para establecer la causa y tiempo de muerte, confirmación de la identidad y la presencia de prueba contra los asesinos.

Según trascendió, hoy el fiscal Fernando Alcaraz recibió un adelanto de la autopsia. También, se pudo saber que se realizó una comparación de huellas dactilares y no fue necesario un estudio de ADN, lo que derivó en la confirmación.

Aliaga, el pasado 28 de julio, salió de su casa en el barrio Palmares a bordo de una camioneta que le había prestado un vecino. Iba a reunirse con su socio, Diego Barrera, pero nunca volvió.

Las cámaras de seguridad muestran a Barrera, quien regresó en la misma camioneta a la casa de Aliaga y estuvo algunos minutos en el interior de la propiedad, donde aún no se sabe qué estuvo haciendo o si buscaba algo en particular. Eso lo convirtió en el principal sospechoso

Al día siguiente, Gonzalo Aliaga, hermano del hombre desaparecido, recibe un llamado extorsivo en la que le pidieron una importante suma en dólares pero los supuestos secuestradores nunca volvieron a llamar.

Las investigaciones apuntan al hijo de Barrera, quien habría realizado la llamada, con las pruebas recabadas, que identifican el comercio donde compró el teléfono para realizar la llamada. En tanto la esposa de Barrera, el día de la desaparición realizó más de 13 llamadas con su hijo, lo que la convierte en sospechosa cómo partícipe del hecho.

Los principales acusados hasta el momento son Diego Barrera, Bibiana Sacolle y Gastón y Lucas Curi,