Un enfermero de 36 años, oriundo de Godoy Cruz, fue detenido y es investigado por vender resultados negativos de testeos a personas que lo necesitaban para viajar o realizar algún trámite personal.

Las primeras hipótesis, dan cuenta que serían aproximadamente 800 pacientes que recibieron un certificado adulterado y por los cuales pagaron $3.000 cada uno.

El sujeto fue imputado por falsedad ideológica de instrumento público. Autoridades realizaron un allanamiento en su domicilio y luego el profesional de la salud se entregó en la Comisaria N° 3 de Capital.

Lo que desentrañaron los investigadores es que el profesional de la salud se encargaba de cargar en el sistema los datos de las personas que iban a testearse al nosocomio, pero no él quien cargaba los resultados, ya que eso estaba a cargo de otro especialista.

Con este dato, detectaron que los resultados cargados por el enfermero eran llamativamente todos negativos.

Al parecer, el enfermero se contactaba con los clientes por Whatsapp  y desde la virtualidad  manipulaba los resultados del testeo. Este delito arriesga una pena de hasta 50 años por provocar un grave daño a la salud pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here