“El trabajo de un Director es de un Capitán de un barco, debemos entender y ponernos en el lugar de las necesidades de cada integrante de la comunidad educativa. Saber que necesita cada uno y cómo es esa necesidad”, explicó Carina Troyano, Directora la escuela Vicente Ortíz de Tres Esquinas en San Carlos.

Al cumplirse un mes desde que se suspendieron las clases por la pandemia, autoridades escolares de diversas instituciones educativas de la región elaboraron videos para agradecer el compromiso de los padres y motivar a los alumnos a continuar con las tareas en casa.

“Hemos comprobado que cuando trabajamos juntos se puede resolver cualquier circunstancia”, enfatizó Nora Maggnetti (El Algarrobo).

En este contexto de crisis, y en donde las clases están suspendidas en todo el país, la DGE inició el proceso de la educación en casa para que cada alumno pudiera tener tareas en los hogares. A partir de allí, las instituciones educativas, los docentes, los alumnos y las familias debieron adaptarse y tratar de realizar el proceso educativo bajo estas condiciones.

Los mensajes de las escuelas apuntan a brindar una enseñanza emocional, clave para que cada miembro de la familia participe de un trabajo conjunto, y se afiancen lazos de convivencia. Desde casitas de barro hasta superhéroes contra el coronavirus, o trabalenguas con un gallo de fondo, o un simple afiche con mucho trabajo, son algunos de los trabajos que emocionan a docentes y autoridades.

 “Estamos tan agradecidos por el compromiso que las familias han demostrado. Hemos observado a padres que nunca habíamos visto, muy contentos acompañando una actividad del hijo; nos dicen ´gracias señorita porque hemos disfrutado esto. En mi caso el primer trabajo que envié fue de acompañamiento emocional, y les di la indicación para armar casitas de barro, y en las devoluciones aparecieron algunas que hasta pequeños ladrillos de barro habían fabricado. O me sucedió que padres que se encuentran en situaciones muy complicadas tuvieron un momento inolvidable con sus hijos, y me enviaron el trabajo. Considero que durante la cuarentena hemos profundizado el contacto con las familias, y esto ha contribuido directamente con el trabajo que nos toca hacer ahora, pero de seguro será un gran capital para la futura relación de la escuela con las familias”, explicó Carina Troyano, (Tres Esquinas).

“las emociones son las que nos sostienen en estos momentos como individuos y familia. Sin dejar de lado los aprendizajes prioritarios, creo que debemos focalizar nuestro acompañamiento a las familias según las circunstancias que se nos presenten en cada contexto. En nuestro caso hemos logrado un engranaje que funciona muy bien, y que nos ha llamado poderosamente la atención porque están todos, desde el más chiquitito hasta el más grande con respuestas: títeres armados con lo más básico, niños que no hablaban y se animan a exponerse, chicos de 7° con escritura y que expresan lo que sienten”, sintetizó Carina.

Nora Maggnetti, directora de la escuela Ana María Steind de El Algarrobo, Tunuyán explicó: “en esta instancia de cuarentena sin duda hemos fortalecido los vínculos con las familias de cada alumno. La mayoría de los padres son muy responsables con las tareas de sus hijos, y hacen de todo para poder cumplir. Los directivos estamos en los grupos de Whatsapp de todos los grados para observar procesos y trayectorias, e ir acompañando a los docentes, por lo que observamos el desarrollo que está teniendo este sistema. En nuestro caso tenemos un 98% de respuesta constante”.

“En El Algarrobo a veces tienen crédito, pero no hay señal telefónica por horas. Por eso, y a pesar también de la alta vulnerabilidad que existe en la zona, rescatamos y valoramos muchísimo el compromiso de los padres en todas las áreas, toda una fortaleza para las circunstancias que enfrentan”, dijo Nora Magnetti.

 

Por su parte la Delegada Regional de la DGE, Silvia Cornejo agradeció y puso en valor el trabajo de las comunidades educativas del Valle de Uco: “desde el inicio de la cuarentena , nuestras escuelas se prepararon y se ocuparon de proporcionar  a cada uno de sus alumnos las oportunidades para el aprendizaje  en casa y en forma virtual. Sin dudas ha sido un desafío para docentes y familias. Es una metodología nueva y es necesario desde los saberes mínimos, poder reajustar y diseñar las actividades. Por eso quiero poner en valor la gran energía que se ha puesto en ello, tanto desde el personal directivo, docentes, alumnos y padres, hemos logrado aunar esfuerzos y mejorar día a día, reforzando los vínculos, apoyándonos entre todos, practicando la solidaridad y la empatía. Todos hacen un esfuerzo enorme por eso agradezco el gran compromiso que están teniendo por la educación”.

 

Fuente: Dirección General de Escuelas de Mendoza