Se continúa brindando bolsones de alimentos.

Desde provincia aseguran que se realiza la distribución de 110.000 bolsones de alimentos en todo el territorio de Mendoza.

Dentro de cada institución, autoridades deben continuar acompañando a las familias de los estudiantes, más allá de la actividad educativa para garantizar el aprendizaje en tiempos de pandemia.

Con la nueva modalidad virtual, todo el sistema de educación debió sufrir modificaciones, educadores en su rol de enseñanza y los estudiantes desde los hogares acompañados por el gran esfuerzo de las familias.

Desde la suspensión de clases presenciales a mediados de marzo por la pandemia COVID-19, la Dirección General de Escuelas (DGE), a través de la Dirección de Alimentación Escolar, se elaboró un plan ante la imposibilidad de continuar con las prestaciones alimentarias compuestas de alimentos frescos y secos que tradicionalmente eran enviadas a los establecimientos educativos para su preparación.

Se adoptó una modalidad compuesta por alimentos secos enviados mensualmente en forma de módulo alimentario (bolsón) a los alumnos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad socioeconómica. La nómina de beneficiarios se obtuvo a través de un trabajo conjunto entre la DGE y el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes.

Franco Pulido, quien es el director de Alimentación Escolar remarcó que se asiste mensualmente con alimentos como leche, azúcar, aceite, fideos, arroz, etc., a más de 100.000 alumnos (105.000 para el mes de agosto y se estima que 110.000 para el mes en curso) de todos los niveles educativos en 1.471 establecimientos educativos de toda la provincia con una inversión que supera los 100 millones de pesos por mes.