Lo anunciaron a través de un informe.

El gobierno de Joe Biden afirmó que la Argentina no cuenta con un sistema judicial robusto para contener la corrupción y señaló que “funcionarios ejecutivos, legislativos y judiciales participaron en prácticas corruptas con impunidad”.

El informe, se dio a conocer durante la presentación sobre su informe anual sobre el estado de los Derechos Humanos en el mundo, que estuvo a cargo del propio secretario de Estado, Antony Blinken y su asistente en el área, Lisa Peterson, realizado este martes en la Casa Blanca. Este informe se ha publicado 45 veces y permite al gobierno de Estados Unidos erigirse en un observador crítico del tema, en otros países.

El escrito, está focalizado a analizar  los casos de violencia policial en el país y destaca los esfuerzos del gobierno de Alberto Fernández por contenerla, dedica algunos párrafos a advertir sobre la fragilidad del combate a la corrupción. “Instituciones débiles y un sistema judicial a menudo ineficaz y politizado socavaron los intentos sistemáticos de frenar la corrupción”, menciona.

También, evalúa que la impunidad que observan en los casos de corrupción “sugiere una falta de implementación efectiva de la ley”.

Por otro lado, el informe analiza los casos de violaciones de Derechos Humanos en manos de las fuerzas de seguridad y en ese rubro el país no sale tan mal parado, en comparación con otros países de la región. “Si bien las autoridades civiles mantuvieron un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad, persisten varios problemas, incluidos asesinatos y torturas a manos de la policía, corrupción, malas condiciones carcelarias y violencia antisemita”,  es lo que señala.