Países donde la propagación del coronavirus se ha desacelerado empezaron a relajar restricciones en coincidencia con alivios de cuarentena en otros continentes, aunque los recientes brotes en Chile y México muestran que la pandemia está lejos de su fin.

En Europa, Eslovenia, que ha relajado su cuarentena gradualmente, se convirtió en el primer país del continente en declarar el fin de su epidemia y abrir sus fronteras a ciudadanos de la Unión Europea (UE) a través de sus límites con Italia, Austria, Hungría y Croacia.

En el norte de Europa, Estonia, Letonia y Lituania eliminaron las restricciones de viaje entre los tres países bálticos.

Austria y Suiza también aliviaron algunos de sus controles fronterizos, mientras que, en Oceanía, Australia se reabrieron todos los bares y restaurantes.

Alemania, que reanudará este sábado el fútbol profesional después de dos meses, se prepara para reabrir el sábado su frontera con Luxemburgo y aumentar el número de pasos que este viernes abrió para ingresar al país desde Francia, Bélgica, Países Bajos, Suiza y Austria de personas que tengan un “motivo válido” para hacerlo, con la meta de poner fin a todos los controles el 15 de junio.

España, en cambio, prorrogó hasta el 15 de junio la prohibición de viajes “no imprescindibles” desde el extranjero, mientras que Italia, también con cifras de muertes a la baja, estudiaba permitir los desplazamientos entre sus regiones desde el 3 de junio, informaron medios locales.

Aunque muchos países han logrado contener el avance del virus, otros han registrado brotes que han causado alarma, mientras los gobiernos tratan de equilibrar la reapertura de sus economías con la necesidad de evitar una segunda ola de infecciones.

Sin tratamiento efectivo ni vacuna aún para la Covid-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a las personas de todo el mundo no sucumbir al cansancio ante la pandemia y seguir aplicando el distanciamiento social y otras medidas para evitar más contagios.

En América Latina, donde han ocurrido algunos de los brotes más preocupantes y donde Brasil se consolidad como epicentro de la pandemia, el gobierno de Chile se preparaba para poner bajo cuarentena total a todo el Gran Santiago después de un brusco avance del virus.

El país latinoamericano registró 26 muertes por el virus, la más alta desde el inicio de su epidemia, y más 2.505 casos en las últimas 24 horas, luego de haber detectado más de 2.600 contagios en las dos jornadas previas.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, dijo esta semana que las próximas “serán las más difíciles”.

En Brasil, epicentro de la crisis en América Latina, el ministro de Salud, que el presidente Jair Bolsonaro había nombrado hace menos de un mes, renunció en medio de presiones del mandatario para usar una droga para la malaria para combatir el nuevo virus. (Ver nota aparte)

En Bolivia, en tanto, “Estos días se van a mantener las condiciones como estaban en nuestros municipios, pero esperamos contar la próxima semana con un plan de flexibilización concertado con los distintos actores sociales, que nos permita reactivar el conjunto de actividades económicas en nuestros municipios y en el departamento”, afirmó el intendente de La Paz, Luis Revilla, en una conferencia de prensa.

Con 3.372 casos confirmados y 152 muertes, Bolivia es uno de los países latinoamericanos menos golpeados por la pandemia, pero también uno de los más restrictivos en cuanto a las medidas impuestas para frenar el avance de la enfermedad.

En Uruguay, su presidente Lacalle Pou anunciará la semana que viene cuándo vuelven las clases

El proceso de reactivación comenzó hace semanas e incluyó el retorno del sector de la construcción y buena parte de las escuelas rurales y la reapertura de los comercios y las oficinas estatales.

Mientras, Perú se acerca a los 85.000 positivos y 2.400 muertos en el “pico” de la pandemia

El gobierno elevó a 84.495 la cifra de personas contagiadas coronavirus, y al menos 2.392 muertes en el país, que según el presidente, Marín Vizcarra, está ya “en el pico” de infecciones.

Unas 7.000 personas están internadas en hospitales, de las cuales unas 850 están en unidades de cuidados intensivos.
Lima, con un total de contagios cercano a los 55.000, se mantiene como la región de Perú más afectada por la pandemia, reportó la emisora RPP, citada por la agencia de noticias Europa Press

Finalmente, Ecuador confirmó 2.338 muertes y otros 1.561 decesos podrían estar asociados

El gobierno de Lenín Moreno aplicó un sistema de “semaforización” para el levantamiento paulatino y coordinado de las restricciones a la movilidad humana, de vehículos y la vuelta progresiva a las actividades laborales.

Hasta el momento se tomaron 88.923 muestras para coronavirus, entre PCR y pruebas rápidas, en un país cuya población ronda los 17 millones de personas, por lo que el número de pruebas realizadas responde aproximadamente al 0,5% de sus habitantes.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here