Un grupo de legisladores pretenden aprobar la ley, dos proyectos son de mendocinos.

La eutanasia es un tema que en los últimos meses ha estado en el debate de la opinión pública. Tras el receso invernal, el radicalismo buscará debate sobre un proyecto que presentaron en el 2021 llamado «ley de buena muerte», aunque en el Congreso existe otras dos iniciativas sobre el mismo tema.

Mendocinos son autores de los proyectos presentados. Aunque en Argentina, la «muerte digna» o eutanasia pasiva es permitida en ciertos casos y está regulada por la Ley 26.529, entre noviembre y diciembre del 2021 ingresaron tres proyectos al Congreso Nacional sobre la eutanasia: dos de la UCR y otro del FDT.

1. Ley de «Buena Muerte»

Los diputados nacionales Alfredo Cornejo (actual senador) y Jimena Latorre (UCR) quienes presentaron un proyecto de ley para regular la eutanasia llamado ley «de Buena Muerte». Según los legisladores, la iniciativa la presentaron ante la necesidad de «respetar el derecho de todas las personas a solicitar la asistencia y recibir la ayuda necesaria para morir cuando se encuentre sufriendo enfermedades graves e incurables o un padecimiento grave crónico e imposibilitante». Para los legisladores radicales la ley actual sobre eutanasia pasiva es escueta, y argumentan que los requisitos para poder acceder a esta asistencia son «muy específicos y estrictos» y advirtieron que «no cualquiera lo puede solicitar».

2. Ley «Alfonso»

El proyecto presentado  por el Frente de Todos, ingresó el 06/12/2021. Fue iniciativa de la diputada cordobesa Gabriela Estévez y fue inspirada por el pedido de Alfonso Oliva, un cordobés de 37 años que padecía de ELA y murió pidiendo una ley que respetara su derecho de elegir cuando morir. Qué busca dicho proyecto: que una persona que sufre una enfermedad grave, incurable, crónica e irreversible decida cuándo morir.

3. Ley de “Interrupción Voluntaria de la Vida”

El último, fue ingresado en noviembre del 2021 por el senador Julio Cobos (actualmente diputado) y la senadora Pamela Verasay. Se trata del proyecto titulado, “Interrupción Voluntaria de la Vida”. Pretende reconocer el derecho a toda persona mayor de edad que elija solicitar la interrupción voluntaria de su vida. Además, establece los mecanismos que permiten controlar y evaluar los procedimientos y las garantías para llevar adelante la eutanasia de seres humanos. Según detalla el proyecto, la interrupción voluntaria de la vida del paciente puede realizarse en dos modalidades, práctica eutanásica y muerte asistida, y “debe efectuarse con el máximo cuidado y profesionalidad por parte del personal de la salud, con aplicación de los protocolos que a ese efecto determine la reglamentación, los cuales contendrán los criterios respecto a la forma y tiempo de realización de la prestación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí