Estaba a cargo de un médico local.

El pasado fin de semana, un médico de San Rafael se vio envuelto en un escándalo, cuando fue denunciado por montar un vacunatorio ilegal y vender dosis contra el coronavirus.

Este martes, el médico Rubén López y los dueños de los geriátricos Renacer, Hugo Ochoa y Teresa Chaine, fueron excarcelados después de que el fiscal actuante, Javier Giaroli, les otorgara ese beneficio contra una caución (fianza) de 300.000 pesos. Mientras que al enfermero Silvio Reynals, Giaroli le impuso una caución juratoria, ya que no cuenta con patrimonio para responder a la fianza.

También, el fiscal les impuso a todos prohibición de contacto y comunicación entre ellos, bajo apercibimiento de ordenarse su detención.
Pese a esta medida, todos ellos seguirán imputados en la causa en la que se investiga la inoculación ilegal de vacunas contra el covid en un “vacunatorio” montado en una vivienda particular.

Al respecto, el fiscal Javier Giaroli brindó detalles sobre cómo avanza la investigación contra el médico Rubén López, auditor de tres geriátricos.

Con una investigación en proceso, “en los audios no se menciona que cobraran por esta vacunación, pero es raro porque habían contratado a un enfermero que también está siendo acusado de ‘ejercicio ilegal de la medicina’, porque tenía la matrícula vencida desde el 2014. También estaba el costo de los descartables. Por lo tanto, y más allá de la trazabilidad de la vacuna, estamos con el análisis de los más de 20 teléfonos que están secuestrados para saber si se estaban pagando un canon. El sentido común indica que sí, pero no hay prueba de ello”, había explicado el fiscal. De comprobarse, agravará la situación del acusado.