Cuatro especialistas se refirieron a la situación epidemiológica del país.

Avanza la segunda ola de contagios por coronavirus en el país, durante el día de ayer se registró una alta cifra de positivos, superior a los 35 mil. Se espera que las nuevas restricciones vigentes, pensadas para disminuir la circulación de personas, colabore a bajar este alto número de casos positivos diarios.

Consultando a diferentes especialistas citados por el sitio TN, con el interrogante, ¿en cuánto tiempo debería notarse una baja en los contagios?. Al respecto, respondió Luis Cámera, quien es médico clínico y miembro del comité asesor de Alberto Fernández, y aseguró que a pesar de considerar una buena medida, las restricciones vigentes “lo discutible sería la temporalidad. Tal vez deberían ser algunos días más hasta llegar a las dos semanas”.

Por otro lado, Jorge Geffner, inmunólogo y miembro de la unidad COVID del Conicet, sostiene que la Casa Rosada debió actuar antes, “incluso cuando venía subiendo la curva, antes de Semana Santa. Se habría evitado el desparramo que hubo con toda la gente que se movilizó”. Y también sostiene que el confinamiento estricto debería prolongarse “durante dos semanas completas”, manifestó.

Agregando también que “ese es el período de incubación del virus. Pero ya está, se cerró ahora y por nueve días. Esperemos, por lo menos, que ese cierre exista realmente, porque hoy con colegas míos y tuyos comentábamos que hay más movimiento en las calles que en marzo de 2020, en los primeros momentos de fase 1”.

También, Pablo Bonvehí, jefe de Infectología del CEMIC se refirió a la decisión, “todo depende en qué medida las restricciones se puedan cumplir. Primero hay que medir cuánto disminuyó realmente la circulación para ver su impacto en la reducción en el número de casos”.

Por último, Carlos Di Pietrantonio, epidemiólogo y miembro del consejo consultivo manifestó que “las restricciones muestran el fracaso de la gestión de la pandemia en general”. A lo que sumó, “el Gobierno utilizó la cuarentena como un método que no tiene un objetivo claro, porque si lo que se busca es combatir el virus, únicamente con un aislamiento no se va a conseguir”.