Las exportaciones argentinas contribuyen directamente a la suba de los precios de los principales granos en el Mercado de Chicago.

El río Paraná volvió a registrar una bajante histórica y su altura promedio en Rosario cayó a 0,9 metros, situación que complica la logística de transporte por la Hidrovía Paraná-Paraguay.

Según informó la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, la situación de la bajante del río Paraná es grave. Por tercer mes consecutivo se volvió a registrar una bajante alcanzando la altura de menor caudal de la historia, en esta época del año la profundidad debería ser de 3,4 metros en Rosario, alcanzó apenas los 0,9 metros, complicando en gran medida la logística de transporte por la Hidrovía Paraná-Paraguay.

Sobre esta situación Guido D’Amico, analista de mercados de la BCR explicó: “Cuando baja el río los barcos cada vez pueden cargar menos y los costos logísticos suben mucho”. “Por cada pie de profundidad que se pierde, cae entre 1.500 y 2.000 toneladas de capacidad de carga de los buques dependiendo el tamaño”, agregó Ariel Tejera, responsable del Departamento de Análisis de Mercado de la corredora Grassi .

Con estas condiciones, se encienden las alertas de mercados internacionales, ya que los problemas de las exportaciones argentinas contribuyen directamente a la suba de los precios de los principales granos en el Mercado de Chicago.

Para la BCR, con un calado actual de 31 pies, se genera una pérdida de capacidad de carga de entre 4.500 y 5.500 toneladas por cada buque que se despacha desde la región, lo que significa una pérdida aproximada de un 10% de su capacidad total.

Desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP), en base a las declaraciones juradas de venta al exterior de trigo, maíz, poroto y harina de soja se esperan despachar un mínimo de 7,2 millones de toneladas durante el mes. Debido al bajo caudal del río, 722.000 toneladas las que deberán posponerse para embarque o bien relocalizar el despacho a los puertos del sur (nodo Bahía Blanca y Quequén).