El lugar, ubicado en la Cova da Iria, ciudad de Fátima, Portugal. Es un centro católico muy recurrido por peregrinos de este culto.

La celebración católica por el 103 aniversario de las apariciones de la Virgen de Fátima culminó ayer sin peregrinos en el santuario de Portugal, en la primera vez en un siglo que se impide el acceso del público por las medidas de seguridad implementadas para contener la pandemia de coronavirus.

El santuario decidió celebrar sin fieles esta conmemoración que tradicionalmente concentraba a decenas de miles de personas desde el día anterior y la Iglesia llamó a encender velas en casa y a seguir la liturgia por medios telemáticos, en una “peregrinación del corazón”.

En la noche del 12 y la mañana del 13 de mayo, esta ceremonia centenaria marca el día en que tres niños pastores analfabetos informaron haber visto visiones de la Virgen en 1917.

Al igual que el santuario de Lourdes, Francia, Fátima atrae a unos seis millones de peregrinos de todo el mundo cada año para agradecer a Nuestra Señora de Fátima, o para pedir ayuda.

Portugal había decretado la semana pasada un relajamiento progresivo de la cuarentena, pero ayer el país registraba 28.132 contagios y 1.175 muertes por coronavirus, según el balance de la Universidad Johns Hopkins.

Sin embargo, entre el miércoles y el viernes pasados se registraron unos 500 nuevos casos, con el agravante de que más de la mitad correspondían a la región de Lisboa, que tenía menos de la cuarta parte de las infecciones en una epidemia hasta ahora centrada sobre todo en el norte del país.

No obstante, ante el avance de la pandemia en la capital, el gobierno de Portugal acordó hoy con el de España la extensión del cierre de las fronteras entre ambos países hasta el 15 de junio, así como de los controles impuestos desde el 17 de marzo, informó la agencia de noticias EFE.

En enero de 2017, la virgen de Fátima fue bendecida por el papa Francisco por el Centenario de las apariciones y ese año, la imagen viajó por 30 ciudades de España, Francia, Italia, Luxemburgo, Holanda, República Checa, Eslovenia, Brasil, Panamá, Angola y Sudáfrica. EL año pasado visito la Argentina.

Su periplo es seguido por millones de católicos entodo el mundo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here