Las dos elefantas se encuentran socializando y acomodándose cada vez más a su vida en el santuario.

La historia de las dos protagonistas mendocinas, que despertaron el interés y el cariño de los mendocinos, muestra ahora signos de una gran adaptación por parte de ambas. Pues al comenzar a sociabilizar con las demás elefantas del lugar muestra que ambas se encuentran en comodidad.

Pocha y Guillermina están ahora compartiendo espacios abiertos con Bambi, Mara, Maia y Rana, congéneres pertenecientes al santuario. Las dos elefantas mendocinas, que habitaban el Ecoparque de Mendoza, comenzaron a mostrar interés por las otras, dando signos de emoción al escuchar ruidos provenientes de las otras.

Su tiempo en el Ecoparque de Mendoza les ofreció apenas un grupo reducido de su especie, integrado únicamente  por Tamy, esposo de Pocha y papá de Guillermina, y la hembra de raza africana Kenya. Por ello las elefantas necesitarán más tiempo para poder integrarse de manera adecuada, sin embargo cada encuentro parece ser más alentador y positivo tanto para las mendocinas como para la manada de elefantes.

Con cada interacción y el pasar del tiempo, tanto las nuevas integrantes como las ya establecidas comienzan a ganar confianza y a socializar. Sus encuentros han sido pacíficos y prometedores para el desarrollo de todo el grupo.

Fuente: Global Sanctuary for Elephants           .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí