El 1 de febrero se celebra el Día del Trabajador Vitivinícola, una fecha que se instauró en 1991 para homenajear a todos los obreros y empleados que se desempeñan en la producción de vinos.

Según se estableció en la Convención Colectiva de Trabajo, ese día fue declarado feriado para todo el personal comprendido en el acuerdo, tal como consta en el artículo 26 del escrito que lleva el número 154/91.


Este acuerdo incluye a todos los trabajadores que se desempeñan en los viñedos, ya sea sembrando, cuidando como cosechando las mejores uvas con las que posteriormente se elaboran los vinos argentinos que son premiados en varias partes del mundo.

Al respecto, y según información que comparte el Instituto Nacional de Vitivinicultura, en el año 2020 el consumo de vino aumentó un 6,5 porciento en relación al año anterior, es decir, unos 57 millones de litros más. Esto da un aproximado de 21 litros en total por persona. A su vez, en el 2019 se vendieron 943 millones de litros, lo que marcó el volumen más alto de los últimos cinco años.