En la Argentina hubo, al menos, veinte femicidios desde el aislamiento social obligatorio. Piden que se apruebe el proyecto de emergencia en violencia de género.

En pleno aislamiento social, más del 60% de los femicidios ocurrió en los hogares de las víctimas. Así lo confirman los datos de distintas entidades que trabajan en el tema como el Observatorio Ahora sí que nos ven y Mujeres de la Matia Latinoamericana (Mumalá).

La cuarentena es una situación de mayor peligro. Desde que empezó la cuarentena hubo, por lo menos, veinte femicidios, según surge de los relevamientos del Observatorio “Ahora que sí nos ven” y La Casa del Encuentro (con diferentes cifras, modos de relevamiento y fechas de difusión) y la conmoción de los femicidios registrados en los últimos dos días.

Más del 60% de los femicidios registrados en el país desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus ocurrió en las viviendas de las víctimas y una de cada cinco había realizado denuncias previas por violencia de género, según relevamientos elaborados por organizaciones de mujeres.

En Argentina se incluyó en el decreto de excepciones a las personas obligadas a cumplir con el aislamiento preventivo y obligatorio a las víctimas de violencia de género (mujeres y personas LGTTB) y se generó el código “barbijo rojo” para que las mujeres puedan pedir ayuda en farmacias.

«El aislamiento obligatorio pone sobre la mesa una realidad que desde distintas organizaciones feministas venimos denunciando, y es que el hogar de las mujeres es el lugar más inseguro», señaló Laura Rothberg, integrante del Observatorio Ahora que sí nos ven.

En ese sentido, Silvia Ferreyra, coordinadora de la Mesa Federal de Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), dijo que, en el marco de la cuarentena, «se agrava la situación económica» y esto apuntala «la situación crítica» relacionada a la violencia de género, «porque aquellas personas están conviviendo con su agresor en un marco de complejidad mucho mayor».

«Esto también es muy evidente porque más del 65 por ciento de los femicidas son pareja, ex pareja o familiar de la víctima, y ese es el piso desde donde arrancamos esta pandemia», agregó.

Además, de acuerdo a un informe publicado por la ONG La Casa del Encuentro sobre la cantidad de femicidios cometidos desde el 20 de marzo último, cuando comenzó a regir el aislamiento obligatorio, una de cada cinco mujeres había radicado una denuncia previa por violencia de género.

Rothberg explicó que a pesar de esas medidas, que en algunos casos incluyen una restricción perimetral, en los agresores «se juega la idea de que la mujer es un objeto de su pertenencia, y muchas veces la idea de romper este aislamiento tiene que ver con eso».

«No importa la seguridad ni la vida de la mujer y ni siquiera la de ellos en pos de recuperar algo que creen propio», indicó, sumado a que muchas ex parejas comparten hijos y «la excusa de los femicidas» para cruzarse con las víctimas «es justamente querer verlos».

«La Policía actúa con rigurosidad y está bien, alertando o deteniendo a personas que violen el aislamiento, pero en el caso de quienes violan las medidas de restricción no tiene la misma premura ni insistencia», opinó.

En tanto, Ada Rico, directora de La Casa del Encuentro, remarcó en un comunicado difundido el jueves pasado que si bien coincide con «las medidas adoptadas por el Ministerio de las Mujeres» para asistir a las víctimas de violencia durante el aislamiento, «su vulnerabilidad demuestra que aún son insuficientes para protegerlas».

«Hubo una política activa de la difusión de la línea 144 como un canal legítimo de asesoramiento, es una buena herramienta, pero falta mucho para que eso responda a la demanda de todo el país», dijo sobre ese servicio, cuyas consultas aumentaron en un 39%

«Desde el Estado se están implementando distintos tipos de estrategias, pero la violencia de género es un problema de orden cultural y es muy importante que también la sociedad esté involucrada, la única manera de que los femicidios empiecen a bajar es hacer una apuesta a largo plazo, con concientización y educación para combatirla entre todos», concluyó.

Al menos 18 mujeres, entre ellas una beba de dos meses y dos niñas de 2 y 7 años, fueron víctimas de femicidios en diecisiete hechos cometidos o descubiertos, y que tuvieron repercusión mediática, desde que entró en vigencia el DNU 297/2020.

 

Fuente: Télam/ La Nación/ Infobae