El proyecto de ley “Ficha limpia” consiste en que no podrán ser candidatos a cargos partidarios, ni precandidatos en elecciones primarias, ni candidatos en elecciones generales a cargos públicos electivos, las personas que se encuentren  condenadas, en Juicio Oral y Público, a pena privativa de la libertad, aunque la sentencia no se encontrare firme y la pena fuera de cumplimiento en suspenso, por los delitos por ejemplo de cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, exacciones ilegales, enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados, encubrimiento y fraude en perjuicio de la administración pública, entre otros.

A primera vista, parece una explicación larga y algo difícil de entender; pero puede resumirse en que quienes ocupen cargos en el ejecutivo y demás organismos del estado, quienes sean candidatos de partidos políticos o electos, no tengan prontuario, y no tengan causas que estén relacionadas con la corrupción; algo que resulta lógico pero también necesario que estuviese expresamente legislado, para evitar interpretaciones a gusto.

Aún quedan varios puntos que tratar, y teniendo éste consenso, se espera que se replique y continúe en otros proyectos que se trabajen en el recinto; por ejemplo quienes contraten con el Estado, las empresas concesionarias prestadoras de servicios públicos, proveedores, empresas con contrato de obras por nombrar algunas.

El diputado provincial Mario Vadillo, explicó los alcances de la ley que obtuvo media sanción en la cámara de Diputados y que se convierte en ejemplo para otras provincias, incluso para el Congreso de la Nación.

APORTE FUNDAMENTAL

Si bien el proyecto estaba correcto, le faltaba algo totalmente fundamental que era la extensión al poder ejecutivo.

En conjunto con el Diputado Gómez -cuenta Vadillo-  “propusimos ampliar e incluir a todos los “CARGOS PUBLICOS” que desempeñan funciones en el estado provincial, no solo a los que se accede por vía de elección como son los cargos legislativos, sino a Ministros, Secretarios, Directores, etc“.  (El aporte realizado es sumar la modificación de la ley 8993  Ley de responsabilidad en el ejercicio de la función pública, creando el art. 8 bis incluyendo en este sentido de la ficha limpia a todos los funcionarios públicos: Ministros, Secretarios, Directores, etc.).

Este agregado es de suma importancia, debido a que por el Ejecutivo, sea nacional, provincial o municipal, es en donde más se destinan recursos económicos y humanos, mayor discreción en el nombramiento de funcionarios y el grueso de las causas denunciadas por corrupción; incluyendo a todos los organismos del Ejecutivo, ni que decir de los entes descentralizados o autárquicos y de control, como por ejemplo Vialidad provincial, el ex intendente Lobos y Salgado, Casos en Unidades Fiscales, Matar, Cazaban por sobreprecios en contrataciones de obra, entre otros. Por ello crear una ley solo para los cargos legislativos es limitarlo, más en estos tiempos donde se demuestra que el poder ejecutivo también se debe regir por las mismas leyes que los cargos electivos.

Se trata de un proyecto que ha recibido más de 400 mil avales o solicitudes, en las redes, lo que quiere decir que ha generado una amplia aceptación.

Según Vadillo, “La ciudadanía nos exige cada día mayor compromiso, menos corrupción y bajar los sueldos.  El proyecto de ficha limpia viene a dar un paso más hacia la transparencia, esa es la razón de que creemos que es muy importante que se haya extendido al poder ejecutivo.

Con esta ley todos los ojos están puestos en Mendoza, pues somos la primera provincia en sancionar una ley de estas características y con quórum en la legislatura. En definitiva los mendocinos ya hemos dado muestras de nuestro énfasis en combatir la corrupción: lo manifestamos con la 7722  el diciembre pasado, el hecho de que no exista la re elección a la gobernación, de que tengamos alternancia en las gestiones y ahora incorporamos ficha limpia”.

 

Con contenido de Diario Público