En  su debut oficial en el cuadro principal del Abierto francés, la argentina no pudo seguir haciendo historia. La polaca se impuso por 6-2 y 6-1

Aunque tuvo una chance de quebrar al inicio del encuentro (0-40 a su favor), la polaca logró dar vuelta el marcador y, desde ese momento, dominó prácticamente a la argentina durante todo el set. 37 minutos de juego le bastaron a la número 54 del mundo para quedarse con la primera manga por 6-2. Una de las claves pasó por el alto porcentaje en puntos ganados por Świątek en el primer (70 por ciento) y segundo (73) servicio.

El segundo set comenzó como una especie de continuidad de lo acontecido al inicio del juego. La polaca se mantuvo inquebrantable y quebró los dos primeros servicios de Podoroska. La actual número 131 del mundo -tras desperdiciar varias breaks- se recuperó en el siguiente game.  Sin embargo, esto fue un espejismo dentro del encuentro. Iga nuevamente tomó las riendas del juego y quebró nuevamente el servicio de Nadia para finalmente imponerse por 6-2 (duró 35 minutos).

Vale mencionar que la joven europea es una de las máximas sorpresas del torneo a sus 19 años. Ubicada en el puesto 54 del ranking WTA, ya se aseguró meterse entre las Top 30 tras convertirse en una de las cuatro mejores en Francia y llegó hasta este partido con un dato estadístico que marca su nivel: no perdió ningún set en el torneo y apenas cedió 20 games en sus cinco partidos. En su trayecto previo, sacó a dos candidatas como Marketa Vondrousova (19° del mundo) y Simona Halep (2° del ranking). De esta manera, se convirtió en la primera tenista polaca en acceder a la final del Abierto Francés.