En Entre Ríos (que también extendió sus focos a la ciudad santafecina de Rosario), Corrientes, Buenos Aires, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Misiones, Catamarca y La Rioja; el fuego arrasó hasta el momento unas 120.000 hectáreas.

Brigadistas del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, bomberos provinciales y de la Policía Federal Argentina, policías regionales, integrantes de la Fuerzas Armadas y de Prefectura Naval Argentina, dan apoyo con recursos humanos y logísticos a las instituciones de esas regiones que no dan abasto para detener el avance de las llamas. Las sequías en las principales regiones productivas del país y el accionar devastador del fuego dejará pérdidas en millones de dólares que aún no fueron calculadas por las autoridades nacionales y provinciales. Hasta el momento en Córdoba y Buenos Aires fueron detenidas 10 personas por provocar alguno de esos focos.

El Delta del Paraná y Córdoba son las zonas más afectadas. En esta última provincia se declaró la emergencia por desastre agropecuario. Sucede que el fuego ya afectó 40.000 hectáreas. El 90% de los perjudicados son pequeños productores con menos de 100 animales.

En Entre Ríos los incendios afectan a las ciudades de Victoria, Diamante y Concepción del Uruguay (en estos dos últimos lugares la situación está “controlada”). Hacia los dos primeros departamentos el gobierno nacional, a través del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), envió dos aviones hidrantes para colaborar con las tareas.

En el norte de Córdoba el fuego se encuentra “incontrolable” y sigue camino hacia las zonas de Capilla del Monte y Cruz del Eje. Gran parte de los campos de la localidad de Ischilín ya fueron arrasados y solo allí afectó a más de 25.000 hectáreas. También hay incendios en el Valle de Punilla y Cosquín. Los incendios en esas localidades aún no fueron controlados, como sí ocurrió en el paraje denominado de Todos los Santos y en la localidad de Manfredi. Allí el fuego provocó la quema de rastrojo de maíz y sorgo. El gobernador Juan Schiaretti ya solicitó el auxilio del gobierno nacional que ya envió ayuda para sumarse a las dotaciones de bomberos de los cuarteles de Oliva, Oncativo, Pilar, Laguna Larga, Río Segundo y Manfredi, Totoral, Tulumba, Salsipuedes y La Granja que combaten las llamas con la asistencia de un avión hidrante provincial.

En Villa Albertina también hay un foco activo. Hasta allí se desplegaron tres aviones hidrantes. En esa localidad el fuego ya quemó 20 casas y otra fueron parcialmente afectadas. En Cosquín-Pan de Azúcar hasta el momento fueron evacuadas 100 personas y también se derivó un hidrante de la SNMF. Desde el Servicio Nacional del Manejo del Fuego fueron derivados a esa provincia cinco aviones, cuatro de ellos hidrantes y un observador.

Por los incendios forestales en las serranías del Valle de Punilla ya fueron detenidas cuatro personas acusadas de generar los focos. Dos de ellos son menores de edad, de 15 y 17 años. Fueron detenidos después de iniciar un fuego en un campo en la zona de Cosquín. Además, una mujer de unos 59 años fue detenida tras hacer lo mismo en la parte del fondo de su campo en esa misma zona.

En Corrientes capital hay dos focos muy importantes, uno contenido y otro activo. Uno de ellos abarcó unas 40 hectáreas dentro del parque provincial San Cayetano que según las autoridades locales se ocurrieron “en un contexto de extrema sequía” por los focos ígneos, indicaron fuentes oficiales. Otro de los focos que al día de hoy aún permanece incontrolable son los focos desatados en una zona de esteros, donde las unidades de bomberos no pueden acceder.

En Corrientes, el director de Operaciones de Defensa Civil Orlando Bertoni, explicó que a las zonas afectadas fueron destinadas todas las dotaciones de bomberos disponibles y los brigadistas. En total unas 250 personas, de las localidades de Riachuelo, Capital, San Cayetano y de la policía provincial. El funcionario también detalló: “Del parque provincial se quemó la mitad, unas 40 hectáreas, la mayoría pastizales y palmares”.

En Buenos Aires los incendios incontrolables aún continúan en el Delta del Paraná. Allí la cantidad de personal comprometido de la Administración de Parques Nacionales llega a 40 agentes que son los encargados del monitoreo, prevención y colaboración en tareas de manejo del fuego. El fuego afecta a las localidades de Zárate, a la altura de los kilómetros 12, 96 y 110 y a zonas del municipio de San Fernando.

En La Pampa, por el momento los dos focos ubicados en Realicó y Rancul se encuentran “controlados”. En San Luis los incendios afectaron, sobre todo, a la localidad de Junín. Allí el fuego aún se encuentra “activo”. Lo mismo sucede en estos momentos en la zona de Rivadavia en la provincia de Santiago del Estero. En Misiones en las ciudades de Apostoles y Candelaria, los focos están “contenidos”.

En la provincia de Catamarca las zonas más afectadas son Capayán, lugar donde las llamas fueron contenidas y se utilizaron para el combate dos aviones hidrantes del SNMF, en en Ancasti, ciudad a la que también fueron derivados otros dos hidrantes. En La Rioja hay dos focos activos en las localidades de Peñaloza e Independencia.

El Coronel Gustavo Krieger, Director Militar de Asistencia en Emergencias del Comando Operacional de las Fuerzas Armadas, detalló que la colaboración que desde el Estado Mayor del Conjunto de la Fuerzas Armadas se brindó y brinda se divide en cuatro sectores. En Villa Ocampo apoyaron con un helicóptero de la Brigada de Montes III y un camión Cisterna de combustible.

En las islas ubicadas frente a Santa Fe Capital, las Fuerzas Armadas participaron con 12 brigadistas forestales del Batallón de Ingenieros I. En estos lugares se dio asistencia al Plan Nacional de Manejo del Fuego y de Protección Civil de esa provincia.

En Córdoba participaron en los incendios forestales en la zona de La Calera, en los focos que se desarrollaron entre el 12 y 15 de agosto pasado. Allí participaron 20 brigadistas de la Brigada de Paracaidistas IV.

En la zona de islas, frente a la Ciudad de Rosario, en la zona del Paraná Medio, que va desde la ciudad de San Lorenzo hasta San Nicolás, con sede en el Aeródromo de Alvear, se participó con 36 brogadistas del Área Naval Fluvial Zárate con el Patrullero Naval ARA King, en dos oportunidades. La primera del 20 al 28 de julio y la segunda del 4 al 16 de agosto.

También con una aeronave de la Dirección General de Ejército, se participó del 20 al 31 de julio; del 4 al 22 de agosto, y actualmente se encuentra la aeronave en el lugar dando apoyo desde el 24 de agosto.

El Coronel Krieger destacó también que los helicópteros desplegados en la zona son utilizados para trasportar, desde las bases hasta los lugares de los incendios, a los brigadistas forestales, ya sean de las Fuerzas Armadas o de las otras entidades que intervienen en la urgencia.

Por su parte, Prefectura Naval Argentina, una fuerza federal que depende del ministerio de Seguridad de la Nación, también sigue colaborando para combatir la quema de pastizales en las Islas del Río Paraná. Lo hace con Guardacostas, motos de agua, patrullas y personal de la Agrupación Albatros, grupo de élite de la Fuerza. las tareas las realizan en el marco del Plan Nacional de Lucha contra el Manejo del Fuego.

Investigaciones judiciales realizadas en la zona, y en las que también participaron efectivos de esa fuerza, detuvieron hasta el momento a cinco personas por provocar varios incendios.

Juan Cabandié, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, viajó a Córdoba para sobrevolar las zonas más afectadas por los incendios y visitar el centro de operaciones que está en ubicada en la turística localidad de Cosquín.

El Estado nacional está presente apagando el fuego. Pero esa no es la solución definitiva. Tenemos que exigirle a la Justicia que aprese a cada responsable y replantearnos como sociedad nuestros métodos productivos. No hay plan B. La solución tiene que ser sostenible”, declaró el funcionario al llegar a la provincia.

Desde ayer, Gabriel Gasparutti, el subsecretario de Gestión del Riesgo y Protección Civil del Ministerio de Seguridad, se encuentra en esa provincia recorriendo esos lugares junto al ministro de Seguridad de la provincia.

El gobierno de Alberto Fernández analiza si dará marcha atrás con la decisión que había tomado la administración de Mauricio Macri de quitarle el control operativo del combate de los incendios forestales al Ministerio de Ambiente y transferir esas tareas al Ministerio de Seguridad ya que esa situación genera complicaciones operativas en momentos como estos porque, por ejemplo, el ministerio de Cabandié aún mantienen todo lo vinculado con la prevención, la capacitación y la recuperación ambiental de la zonas afectadas, y en el que encabeza Sabrina Frederic -Seguridad- únicamente controlan el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, es decir, la responsabilidad operativa frente a los incendios forestales.

Este tipo de incendios forestales, el 95% producidos por la mano del hombre, se repiten año tras año. Por ese motivo, hay organizaciones que ya han presentado proyectos para intentar que la situación se revierta.

Una de las principales causas de los incendios se produce por la quema de pasturas. Hay muchas que crecen en la época más húmeda. En otoño, esos pastos y yuyos se secan y endurecen y pasan a tener color ocre y fibroso, sobre todo algunas especies de las islas como juncos y totoras y no resulta gustoso, comestible, para el ganado que prefiere pastos frescos. Desde hace años antes de que venga la primavera y en época de lluvias, se quema controladamente esa materia para que sea más fácil que los pastizales jóvenes crezcan, porque con la masa seca arriba, el sol no llega, le cuesta más crecer. Para renovar esa pastura se quema. Los municipios tienen protocolos para hacerlo. Esta actividad se lleva adelante desde hace años”, explicó Gustavo Lista, gestor y asesor ambiental.

Con contenido de Infobae