El ministro de Salud de la nación se mostró preocupado por la propagación de contagios en el conurbano porteño, al mismo tiempo que advirtió que ante una situación extrema, todo vuelve para atrás.

Asimismo,  Ginés González García, aseguró que la Argentina tiene conocimiento de que ya se están realizando desde hace dos semanas pruebas de una vacuna contra el COVID-19 en humanos, tanto en Europa como en Estados Unidos. Ante esta información adelantó que la postura del país en la Organización Mundial de la Salud (OMS) será inflexible: “El reclamo es que cuando tengan la vacuna sea para todos y que no rija la estrategia actual de la ley de patentes”.

Por otra parte, el funcionario admitió:  “Nuestro miedo ha sido siempre el ingreso del virus en los barrios más vulnerables. Allí es más difícil el aislamiento y es más fácil el contacto masivo. Pero lamentablemente eso fue lo que pasó en la Ciudad”.

Finalmente, y en entrevista con Infobae, Ginés Gonzalez  habló  sobre una posible vuelta a tras con las medidas de flexibilización si se produce un brote en Buenos Aires y Argentina. «Claro que se puede volver todo atrás. Nosotros tenemos monitoreado todo el país. Y en donde veamos algún tipo de dificultades o que se disparan los casos, volveremos atrás. Esto ya lo ha dicho el Presidente. Acá no hay una única receta. Hay países que vienen adelante nuestro en cuanto a la evolución de la epidemia pero no del resultado. Y están haciendo ensayo y error. Nosotros tratamos de no hacer ensayos. Pero claramente todo lo que hagamos debe ser con el pie puesto en el freno y en cuanto haya una circunstancia en que se disparen casos vamos a retroceder», culminó».