Ginés González García, ministro de Salud, cuestionó el «aperturismo» de la provincia y sugirió que por eso se dispararon los contagios.

El presidente Alberto Fernández había puesto como «mal ejemplo» a Mendoza cuando anunció la extensión de la cuarentena.  Pero Ginés fue más allá y aseguró que Mendoza fue asesorado por el ex secretario de Salud Adolfo Rubinstein para tomar esas decisiones. Esa información fue negada por el propio ex funcionario y también desde Mendoza.

Con aseveraciones de este tenor, la Nación condicionó a Mendoza para no volver a una cuarentena más estricta.

Según aseguró MDZ, el dato clave es el sistema de salud. En el último decreto se hizo referencia directa al compromiso del Gobernador para mantener la información al día y evaluar lo que sucede. El dato clave es que en ese momento la ocupación de camas de terapia intensiva era del 52%. Ahora aumentó al 65% pero en la provincia aseguran que aún hay capacidad de respuesta, pues el año pasado, por ejemplo, para esta fecha la ocupación era del 85%.

En la última semana aumentó la cantidad de días de duplicación de los casos y bajó la «contagiosidad», medido con el llamado factor R. Cada persona contagia en Mendoza a «1,3»personas. Hace una semana era de «1,6».  Cuando ese número baje de 1, significa que la curva de contagios baja. La duplicación de casos ocurre en Mendoza en 11,7 días. Esa cifra es relativa porque el impacto depende de la cantidad de casos desde donde se parte.

Con contenido del periodista Pablo Icardi, de MDZ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here