En el Ministerio no existe ninguna documentación con respecto a esto, dijo el subsecretario de Salud Oscar Sagás.

Pidió que al momento de contratar un servicio tengan “la responsabilidad ciudadana de saber a dónde va a dejar a sus seres queridos y bajo qué condiciones”.

Y agregó: “Esto es una premisa básica.No dudo que le den contención, cariño y atención, pero por cualquier eventualidad evidentemente tiene que haber algo que sea legal para poder encauzar las cosas como corresponden”.

El subsecretario de Salud Sagás reiteró que el hogar para adultos mayores donde se detectaron trece casos de residentes con coronavirus en Guaymallén es ilegal.

Al respecto dio detalles sobre la salud de los positivos e informó que seis trabajadores y la propietaria también adquirieron el virus.

Acá hay una irregularidad“, planteó el funcionario en diálogo con Canal 9 y aseguró que no existe habilitación municipal ni por parte del Ministerio de Salud.

Con respecto a cómo se llegó al establecimiento clandestino, Sagás detalló que se detectó a una persona positiva que, al dar el listado de sus contactos estrechos, “nos damos cuenta de que trabaja en una residencia“.

Fue así como las autoridades sanitarias comenzaron la investigación epidemiológica y llegaron hasta “Tercera y cuarta edad”, propiedad ubicada en la calle Correa Saa, donde constataron que allí se alojaban a “trece personas adultas mayores. Las edades rondan en promedio los 65 años. Aparte tiene personal, asistentes que ayudan al quehacer diario y la atención de estas personas”, informó Sagás.

A raíz del abordaje, hisoparon a los trece residentes y comprobaron que todos estaban infectados. Al respecto Sagás indicó que seis personas que trabajan allí y la propietaria del geriátrico clandestino tienen coronavirus.

El traslado de los adultos mayores a instituciones para su internación “y que les hagan los estudios correspondientes” fue coordinado por Salud y PAMI. Se inició este martes por la noche y concluyó durante la jornada de este miércoles.

Con respecto al estado de salud, el funcionario provincial detalló que los residentes están en sala común pero recalcó que se trata de “personas de alto riesgo con muchas comorbilidades”.

Con respecto al funcionamiento de la residencia, la propietaria indicó este miércoles que el hogar -que funciona desde 2009- tiene la habilitación “pendiente” y que no la tiene todavía porque debido a la pandemia “se cerraron las dependencias de la municipalidad y está trabado”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here