En homenaje y conmemoración del gran Martin Miguel de Güemes, los argentinos recordamos cada 17 de junio el fallecimiento en 1821, del último defensor de la frontera norte contra la invasión realista, cuyas acciones permitieron al general San Martín encarar con éxito sus campañas de Chile y Perú.

Había nacido en Salta, el 7 de febrero de 1785. Fueron famosas las cargas de sus Infernales, ejército popular de guerrillas.

Güemes resultó herido de bala el 6 de junio, a manos de las tropillas del coronel español Barbarucho Valdez, mientras estos se proponían la ocupación de Salta y, como era de suponer; el General Güemes los enfrentó a sangre y fuego para su impedimento.

Sin embargo, cayó en combate. Logró escapar a caballo, mal herido, y debido al padecimiento de hemofilia, su herida no supo sanar correctamente; dejando de existir 10 días después.

Unas semanas después sus propios hombres lograrían el objetivo principal del gran General, de expulsar a los realistas; siendo este el momento en que, sin saberlo Güemes, se alcanzarían a cumplir sus deseos constituyendo este el último avance del ejército español en el norte argentino.

Por estas acciones Martin Miguel de Guemes, héroe de la resistencia contra los españoles, dejó para siempre su impronta en el espíritu del pueblo salteño.