Desde el Gobierno buscan concientizar a padres y jóvenes para evitar juntadas clandestinas.

Después de varios meses, el próximo lunes 1 de marzo regresará la presencialidad en las escuelas en el marco de la pandemia de COVID-19. En ese contexto, alumnos de 5º año tienen previsto celebrar el tradicional festejo “Último Primer Día” (UPD).

Se trata de una celebración donde los jóvenes que egresarán de la secundaria se reúnen para festejar su pronta graduación.

Para evitar desbordes, el Ministerio de Seguridad trabajará en un operativo de prevención para desactivar reuniones clandestinas y evitar el consumo de alcohol en jóvenes. Las acciones se realizarán junto a la campaña que lanzó la Dirección General de Escuelas.

Néstor Majul, subsecretario de Relaciones Institucionales, puntualizó: “Vamos a montar un operativo especial. Siempre tenemos denuncias que se producen por los vecinos. Lo que pretendemos es que los chicos se diviertan”.

Además, Majul aseguró que serán inflexibles con quienes les vendan alcohol a los menores. “La mayoría son menores de 18 años, por lo que está prohibido que les vendan alcohol. En esos lugares tenemos un operativo planeado”.

Entre las medidas, las autoridades del Gobierno provincial buscan concientizar a padres y estudiantes para prevenir situaciones indeseadas relacionadas con ese festejo, prevenir consumos problemáticos, evitar que se expongan a riesgos innecesarios y no permitir que sean parte de reuniones clandestinas.

Todo esto se enmarca en el contexto de pandemia de COVID-19. El Código Contravencional de la provincia –que fue aprobado el octubre de 2018– establece multas severas para los padres de los menores que estén en estado de ebriedad.