Lo aseguró el titular de la Subdelegación de Río Tunuyán Superior, Gabriel Testa, quien afirmó que aunque será un año “pobre”, será mejor que el 2019.

” Para nuestro río, en función de los estudios y los análisis de la nieve que hubo durante el invierno, nos permiten definir que este va a ser un año pobre. Esto significa que vamos a tener un 71% de agua de un año medio para lo que van a ser los caudales de arroyos y ríos de la cuenca del Tunuyán”, comenzó diciendo Testa.

El funcionario prosiguió: “Esto nos indica que, así y todo, estamos mejor que el año pasado, teniendo en cuenta que en 2019 que fue del 53%. Ahora vamos a estar en un 71%, lo que nos va a traer un poco más de tranquilidad. Si bien nos falta mucho para llegar a un año medio, vamos a estar mejor que el año pasado”.

En cuanto a lo que se le puede adelantar a los productores regantes del Valle de Uco,  Testa planteó  que “Va a haber un poco más de agua que años anteriores. Esto nos va a permitir no extender la corta, como tuvimos que hacer el año pasado para esta temporada, que de 45 días  se tuvo que llevar a 60 la corta para los regantes del Tunuyán porque no nos daban los volúmenes, sumado a que en el mes de febrero tuvimos que cortar el agua los fines de semana. Este año no va a ser así”