Grupos de activistas internacionales, fiscales mexicanos y un perro entrenado para detectar dispositivos de memoria se unieron este mes para atrapar a un presunto pedófilo en la Ciudad de México.

En primer lugar, Free a Girl, un grupo contra la trata de personas con sede en los Países Bajos, alertó a los activistas de la organización estadounidense Operation Underground Railroad que Jason Maatman, un holandés que era un firme defensor del sexo con niños, había ido a México después de huir mientras esperaba un juicio en los Países Bajos.

Maatman aparentemente creía que la aplicación laxa de las leyes mexicanas le permitiría operar libremente en la Ciudad de México, una metrópolis de 21 millones donde la mayoría de los delitos quedan impunes.

Pero no contaba con Hidu, un recién graduado de la academia que enseña a los perros a detectar el óxido de trifenilfosfina, o TPPO, un recubrimiento químico que se usa en dispositivos electrónicos como unidades USB y tarjetas de memoria.

“Hace tres semanas, supimos que Nelson M. parecía estar activo en México y representaba un grave peligro para los niños”, dijo Evelien Hölsken, directora de Free a Girl. Señaló que la banda se había puesto en contacto con Operation Underground  Railroad y preguntó si podían abrir una investigación.

Una vez que la policía obtuvo una orden de registro, ahí es donde entró Hidu; un labrador negro que había sido entrenado por Todd Jordan en su academia Jordan Detection K9 en Indianápolis, Indiana.

El óxido de trifenilfosfina es una sustancia química que se utiliza en pequeños dispositivos de memoria de estado sólido para evitar el sobrecalentamiento. Su olor característico es suficiente para que los perros lo localicen.

Hidu encontró más material de pornografía infantil pegado a una pared detrás de un cuadro, señaló Matt Osborne, director de operaciones globales del grupo. «El perro olfateó un par de discos duros en algunos lugares de su departamento que eran difíciles de encontrar para los humanos, pero el perro los olfateó».

Godoy, la fiscal, dio crédito a la Operation Underground  Railroad y a Hidu por su ayuda en la operación.

“El mensaje para quienes agreden a una niña, a un niño, a un adolescente: en México no hay lugar para la impunidad, quienes los hieren o agreden serán buscados, juzgados y condenados”, afirmó Godoy.

A pesar del arresto, algunas preguntas siguen sin respuesta.

“¿Por qué Maatman no fue incluido en una lista de búsqueda internacional?”, por parte de las autoridades holandesas, cuestionó Hölsken.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí