Argentina, es el único país vitivinícola en el mundo que declaró a su vino como bebida nacional. 

En 2013 se sancionó la Ley Nº 26.870 que declaró al Vino Argentino Bebida Nacional. Fue un importante logro, ya que permite la defensa de la actividad, de esta manera la bebida posee una marca en el mundo, y la misma representa al país.

A través de esta ley, se busca difundir las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino y sus tradiciones. Es parte de nuestra historia, Argentina es uno de los países fuera de Europa, con mayor la cultura vitivinícola.

Sergio Villanueva, gerente del Fondo Vitivinícola, sostiene que la bebida es parte de nuestra cultura e identidad local. “Eso es lo que permite la identidad que sea elegido y consumido en el mundo. Es parte de nuestra dieta mediterránea, no es solo turístico si no cultural, está incluido en el consumo cotidiano” comentó.

Hace veinte años la superficie cultivada estaba concentrada en Mendoza y San Juan. Actualmente,  la vitivinicultura argentina se extiende en 19 provincias, casi la totalidad del territorio nacional y con una calidad alta, aún con condiciones de suelo y clima que desfavorables.

Hay 223.585 hectáreas cultivadas con viñedos: Malbec, Cereza, Bonarda, Criolla Grande, Cabernet Sauvignon, Syrah, Pedro Giménez, lo que representa el 3% de la superficie mundial y posiciona al país en el quinto lugar como productor de vinos en el ranking global.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí