Durante el día de ayer se realizaron los alegatos de cierre.

Este viernes finalmente se define el futuro de Hisa y los Guerrero. Ayer, en una extensa audiencia que se desarrolló por casi siete horas, se detallaron los alegatos de cierre en juicio por jurados por el asesinato de la empresaria Norma Carleti, ocurrido el 5 marzo de 2018 en su casa de Tunuyán.

La fiscalía, dos querellas y tres defensas se dividieron entre dos hipótesis: el asesinato por encargo y el homicidio en ocasión de robo.

Luego de escuchar los argumentos de las partes, ahora los doce ciudadanos que conforman el jurado deberán deliberar y dar a conocer el veredicto.

Los imputados,  Leonardo Hisa, acusado planificador; su empleado Juan Carlos Guerrero, presunto partícipe necesario, y los hijos de este, Kevin y Alexis, son los sindicados como coautores del asesinato de la mujer.

Los cuatro sospechosos llegaron al juicio imputados por el delito de homicidio agravado por el vínculo, por ser en contexto de violencia de género –sólo Hisa– y por precio o promesa remuneratoria.

Arriesgan como única pena la perpetua, la pena máxima que solicitan dos fiscales. Pero existe la posibilidad de que terminen condenados por otras figuras o hasta que el jurado se incline por un veredicto de no culpabilidad sobre algunos de ellos.

Ahora, para determinar la culpabilidad de los imputados, los 12 ciudadanos deberán llegar a la unanimidad.