Con la modificación del modelo del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) que pasó de ser un apoyo al pago de salarios a un incentivo para la contratación de personal, mediante los créditos subsidiados; ahora el Gobierno avanza en la modificación del IFE.

 “La discusión que se está dando en el gabinete económico, está centrada en si se paga un nuevo IFE o si la Anses muta el sistema hacia un programa focalizado”, explicaron desde el gobierno.

La causa de la discusión entre Anses y el Ministerio de Economía (un organismo paga y el otro autoriza) se da porque entró a tallar la reducción del déficit que adelantó el ministro de Economía, Martín Guzmán, para el 2021; en función de los intercambios con el Fondo Monetario Internacional.

La decisión no está tomada porque hay diferentes miradas”, explicaron desde el Gabinete Económico.

La Anses está trabajando en la post pandemia. El IFE es un bono de emergencia. Lo que tiene que derivar eso es en un plan social que contenga, capacite y ligue al empleo a una gran cantidad de personas que encontramos gracias al IFE en la informalidad total”, agregaron.

Este último dato es esencial para lo que se va a buscar en el nuevo modelo y, de alguna manera, combinarlo con los beneficios del ATP para quien contrate personal. “Tenemos una cantidad de personas que estaban en la informalidad que ahora contamos con sus datos, los podemos rastrear y empezar a censar, por zonas por ejemplo, y empezar a unir a las empresas con ATP que busquen crecer en la contratación de personal y unir las dos partes”, explicó un funcionario nacional.

En el Gobierno repiten que en la Argentina existen los planes universales, no sólo la Asignación Universal por Hijo (AUH), sino que señalan las moratorias jubilatorias, la educación y la salud pública como ejemplos. “Estos son todos planes que son políticas de Estado y que todos los gobiernos vienen respetando”.

A partir de esto, y teniendo en cuenta que son 9 millones de personas las que hoy reciben el IFE, en la reunión de gabinete no sólo se discutió sobre cómo desarmarlo desde el punto de vista económico sino también desde el punto de vista político.

La salida del IFE tiene que ser un plan con consenso de las fuerzas políticas y orientado a un sector de la sociedad que el Estado no los tenía en el radar, Y, además, tienen que estar dentro de un plan integral, no algo aislado. En esto está trabajando la Anses”.

 

Con contenido de Infobae y Ámbito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here