Quienes reciban el Ingreso Familiar de Emergencia y no tengan Clave Bancaria Uniforme (CBU) tendrán como nuevo lugar de cobro una sucursal bancaria, en la que se le abrirá una caja de ahorros para asegurar su inclusión financiera.

Para quienes no tienen CBU vamos a hacer que vayan al banco para que, además de los diez mil pesos, se vayan con una cuenta así logramos bancarizar a los 9 millones de argentinos y argentinas que hoy reciben el IFE”, aseguró la funcionaria.

La directora ejecutiva de la Administración Nacional de Anses (Anses), Fernanda Raverta, anticipó que la segunda cuota del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) se cobrará “con un sistema bancarizado” y un cronograma “paulatino” para evitar “mandar a nueve millones de personas juntas a la calle”.

En diálogo con Radio Rivadavia, la funcionaria subrayó: “En este segundo cronograma lo que vamos a hacer es tener la posibilidad de cobrar sí o sí con un sistema bancarizado“.

Al referirse a la primera instancia de cobro del IFE, puntualizó: “Sentimos que esas formas que fuimos utilizando en un momento en el que no había bancos abiertos y con una cantidad importante de gente, ha hecho que ese programa colapsara“.

En ese marco, los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que no tengan Clave Bancaria Uniforme (CBU) tendrán como nuevo lugar de cobro para la segunda ronda de los $10.000 a una sucursal bancaria, en la que se le abrirá una caja de ahorros para asegurar su inclusión financiera.

En este segundo cronograma lo que vamos a hacer es tener la posibilidad de cobrar sí o sí con un sistema bancarizado

La modificación en el esquema de pago fue confirmada por Raverta, quien recordó que serán casi 9 millones de personas las que cobrarán el IFE en las próximas cuatro a cinco semanas.

Fuentes de Anses confirmaron que este universo incluirá a la mayoría de los casi 1,3 millones que eligieron como boca de pago el Correo Argentino y para los que eligieron los cajeros automáticos de las redes Link o Banelco, y que se está trabajando con bancos públicos y privados para definir la distribución de las futuras nuevas cuentas.

Asimismo, la titular del organismo recordó que no habrá una nueva inscripción y que, de los 14 millones de personas que se anotaron en un primer momento, fueron casi 9 millones los que cumplieron con los requisitos para cobrar el ingreso de emergencia.

La titular de la Anses anticipó que quienes cobraron el bono de $10.000 en su primera emisión no necesitarán anotarse otra vez para cobrar el refuerzo, que el universo de beneficiarios sería el mismo que ya accedió a la primera ronda. “No hay que inscribirse, el que cobró, va a volver a cobrar”, señaló.

Para el primer pago del IFE, la Anses procesó la información de más de 13 millones de personas que derivó en el padrón final de 8,3 millones de beneficiarios y que el Gobierno cree haber llegado a “la enorme mayoría” de las familias que carecen de otro ingreso para enfrentar la parálisis económica de la pandemia.

En tanto, Raverta explicó que el cronograma de pago se pondrá en marcha el próximo 8 de junio mediante el pago a aquellos receptores de la Asignación Universal por Hijo (AUH), que recibirán ambos beneficios en forma conjunta.

Fuente: Radio Rivadavia