Se celebra hoy el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, instituido en 2002 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es una forma de poner en relieve la gravísima situación de niños, niñas y adolescentes.

Este día tiene por objeto llamar la atención sobre el creciente movimiento mundial en contra del trabajo infantil, reflejado en el gran número de ratificaciones del Convenio Nº 182 sobre las peores formas de trabajo infantil y el Convenio Nº 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo.

En el mundo millones de niños, niñas y adolescentes padecen de la violación de los derechos de la infancia, expuestos a las peores formas de trabajo infantil, como el trabajo realizado en entornos peligrosos, la esclavitud u otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas, como el tráfico de estupefacientes y la explotación sexual, así como la participación en conflictos armados que los privan de la Educación, la Salud, el tiempo de ocio y las libertades elementales.

Millones de niños de todo el mundo se dedican a algún tipo de trabajo peligroso o en el que son explotados, por lo general a expensas de su salud y su educación y, sobre todo, de su bienestar general y desarrollo.

Trabajan para sostener a sus familias, pero el trabajo infantil se vuelve inaceptable cuando lo hacen niños demasiado jóvenes y que deberían estar en la escuela. Además, hay muchos niños que están desarrollando un trabajo inadecuado para menores de 18 años.

«Cuando los niños se ven obligados a las formas más peligrosas de trabajo, cuando faltan a la escuela, cuando están en peligro y su salud y su bienestar se deterioran, es inaceptable. Es necesario actuar para hacer frente a esta situación y, en primer lugar, prevenir que suceda«, señala la Directora de Protección Infantil de UNICEF, Susan Bisell.

UNICEF calcula que unos 168 millones de niños de entre 5 y 14 años, o casi 1 de cada 6 niños en este grupo de edad, son víctimas del trabajo infantil. Según las últimas estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 7,4 millones de niños en el mismo grupo de edad se dedican al trabajo doméstico, que se lleva a cabo de manera desproporcionada por niñas.

Los trabajadores domésticos se encuentran entre los más explotados y maltratados por una serie de razones, como la discriminación, la exclusión de las leyes laborales, el aislamiento, y su naturaleza oculta. Los niños tienen mayor riesgo, debido a su corta edad, la falta de conocimiento de sus derechos, la separación de su familia y la dependencia de su empleador.

En nuestra provincia, no es raro encontrar niños pidiendo o vendiendo estampitas o cosas asi, entre las mesas de los bares o en la calle misma. Eso tambien es trabajo infantil, y la ley pena a los responsables. Ante estas situaciones, las autoridades recomiendan llamar a la policia o preventores, porque siempre detras de esa accion que parece inocente, hay un mayor que usufructa las ganancias del menor.

En nuestro pais, los menores en situacion de explotacion estan amparados por la Ley nacional 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here