Con un intenso debate instalado en la sociedad sobre los beneficios del Aislamiento Social Obligatorio y su efecto sobre la economía y, sobre todo, en la situación individual de los argentinos; el Presidente anunciara hoy la extensión del mismo en el país.

El anuncio que Alberto Fernández efectuará esta tarde, probablemente llevara la cuarentena hasta el próximo 8 de junio; lo que hará que se convierta en la más extensa del mundo.

Un estudio de la periodista Maria del Pilar Castillo para La Nación da cuenta que:

Wuhan, la ciudad china donde se originó la pandemia de coronavirus, cumplió 76 días de aislamiento. La Argentina cumple este viernes 62 días de aislamiento, más allá del relajamiento de las restricciones. Si el plazo se extiende al 8 de junio, el país superaría a Wuhan con 80 días de encierro, convirtiéndose en la más larga del mundo.

Italia, por ejemplo, que se convirtió en el primer país en imponer una cuarentena obligatoria a nivel nacional, comenzó oficialmente la fase dos de su respuesta a la crisis, la del reinicio de actividades productivas para casi cuatro millones y medio de personas, el 4 de mayo, luego de 56 días de confinamiento. Todos los italianos, por fin, pudieron salir a dar un paseo o visitar a familiares, parejas o novios. No obstante, recién el 18 de mayo, a 70 días del inicio de la cuarentena, reabrieron negocios minoristas, playas, bares, y peluquerías.

España, cumple 68 días de confinamiento, aunque con matices. Desde este lunes, por ejemplo, el 70% del territorio español se encuentra en la fase 1, el primer paso dentro del plan para la transición hacia la nueva normalidad, que contempla una desescalada del confinamiento y una reactivación económica con un ritmo diferente en cada provincia o isla, en función de la situación sanitaria y epidemiológica. Madrid, Barcelona y varias zonas de Castilla y León no recibieron la autorización del Ministerio de Sanidad para pasar de fase y continúan en la fase 0.

En Francia duró un total de 55 días. “Gracias a ustedes el virus ha retrocedido. Pero sigue aquí. Salven vidas, sean prudentes“, tuiteó el 10 de mayo el presidente, Emmanuel Macron, un día antes de que arrancara el desconfinamiento de los 67 millones de habitantes.

El Reino Unido, entró bajo cuarentena el 24 de marzo, por lo que hoy está transitando el día número 60 de reclusión. Aunque algunos británicos volvieron al trabajo el 13 de mayo, el país permanecerá en confinamiento hasta al menos el 1 de junio, cuando reabran progresivamente escuelas primarias y comercios, siempre que la ciencia lo respalde, según informó el primer ministro Boris Johnson. Ese día se cumplirían 69 días desde el inicio del bloqueo

India confino a sus ciudadanos el 25 de marzo. Aunque se han flexibilizado algunas medidas desde entonces, el primer ministro Narendra Modi extendió una vez más el plazo al 31 de mayo, que concluiría con 67 días de cuarentena.

Chile comenzó el 18 de marzo. No obstante, a diferencia de otros países de la región con menos casos como la Argentina o Colombia, la administración de Sebastián Piñera se negó desde el inicio de la pandemia a implementar el aislamiento a nivel nacional. Optó en cambio por “cuarentenas selectivas y estratégicas”, con restricciones que se imponen y se levantan en cada comuna o ciudad en función de los nuevos contagios.

De cualquier manera, para el 24 de abril, la mayoría de las comunas habían comenzado el “Retorno seguro”, luego de cumplir con 37 días de confinamiento.

Pero la situación cambió la semana pasada cuando el Gobierno de Chile decretó cuarentena total para el Gran Santiago, luego de que se registrara un nuevo pico en la cifra de casos de coronavirus.

EEUU y Brasil no tienen una cuarentena nacional, dado que sus presidentes no han sido partidarios de la misma desde el inicio, sino que, al contrario; entienden que no es viable. Sin embargo, por sus constituciones: los gobernadores de los estados tienen la potestad de aplicarlas, como ocurre efectivamente.

Estos dos países, lideran la triste lista de contagios por cada millón de habitantes, y de fallecidos en el mundo por COVID-19.

 

Fuente: Maria del Pilar Castillo/La Nación