El sujeto fue herido cuando se resistía al arresto después de haber sido atrapado “in fraganti” por los efectivos policiales.

Una situación que terminó con un hombre herido en el mentón, al parecer por una bala que salió del arma de una agente policial, es investigada ahora por la Inspección General de Seguridad (IGS).

El lesionado, identificado como Pedro López (57), se encuentra actualmente internado en el servicio de Cirugía del hospital Schestakow después de que el martes cerca de las 3 de la madrugada recibiera un disparo en la barbilla en el marco de un hecho que ahora es objeto de investigación.

De acuerdo a lo que Diario San Rafael pudo reconstruir del suceso, el martes en la madrugada vecinos de la intersección de las avenidas Balloffet y Quiroga denunciaron al 911 que dos hombres habían roto la vidriera de un local dedicado a la venta de artículos para bebés que existe en el lugar con claras intenciones de robo.

Alertados de la situación, los integrantes de un móvil policial que se encontraba patrullando en las inmediaciones se dirigieron raudamente al lugar y, al arribar, observaron que un par de sujetos corrían por Quiroga con dirección al este y que se adentraban en una obra en construcción que existe en la zona. Cuando los policías llegaron a la obra (casi en la esquina de Quiroga y Diez Martín) se produjo –de acuerdo a lo que expresaron los efectivos– un forcejeo entre una agente identificada como Gabriela Arias y uno de los hombres que presuntamente huía. Esa situación terminó con un disparo de la representante policial que hirió en la cara a López. Minutos después, el presunto ladrón fue trasladado al hospital Schestakow, donde se le diagnosticó una fractura de maxilar debido al disparo y quedó con custodia policial a la espera de una cirugía que les permita a los médicos consolidar dicha quebradura e intentar extraer el proyectil que quedó alojado bajo la piel de la cara de López.

El hecho es ahora investigado por la IGS a fin de determinar si el accionar de la auxiliar Arias se dio dentro de los límites del ejercicio de su función o si la mujer se excedió en el mismo. Sus declaraciones hicieron referencia a que el disparo fue efectuado “para amedrentar” al hombre y que un desgraciado rebote de la bala en el piso terminó hiriéndolo. El arma de Arias es, por estas horas, objeto de pericias.

Desde la Jefatura Sur de la Policía de Mendoza se informó que “lo que hay por ahora es un expediente, no un sumario” para determinar la responsabilidad de Arias, que decidió tomarse unos días de licencia tras el traumático suceso. Institucionalmente se dispuso, además, brindarle asistencia psicológica.

En tanto, el dueño del local comercial asaltado declaró que le habían sustraído un bolso, un cochecito y una butaca, todo para bebés. Ayer, en un allanamiento llevado adelante por personal de la Unidad Investigativa local en una casa de calle Cabildo al 950, los efectivos pudieron lograr el secuestro de varios elementos que tendrían origen en delitos contra propiedades, entre ellos lo sustraído en el local comercial de Balloffet y Quiroga –son de la marca que allí se comercializa– y un arma de fuego. Allí fueron detenidas siete personas y los investigadores estiman que entre ellas se encuentra el hombre que acompañaba a López cuando este fue herido.

Con contenido de Diario San Rafael