El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) mantuvo en la última semana dos encuentros presenciales con diversos productores y representantes del sector vitivinícola de Mendoza. El tunuyanino Martín Hinojosa, presidente del INV y anfitrión del encuentro.  invitó a referentes con el objetivo de dar a conocer el trabajo que viene realizando y los objetivos planteados para el sector en el corto, mediano y largo plazo.

En este marco, además, el INV busca brindar un espacio de diálogo y conocer las necesidades de la industria con el fin de poder trabajar de la forma más integrada posible.

El encuentro contó con cuatro puntos básicos de tratamiento: el primero de ellos es el rol protagónico del INV en la definición e implementación de políticas estratégicas para el sector, luego, el ente trabajará para facilitar la comercialización; el tercer punto –y que tiene que ver este encuentro- es convocar a nuevas caras que participen activamente del sector y finalmente, implementar tecnología para un mejor uso del agua (sustentabilidad).

En base a ello,  Hinojosa contó algunas de las medidas que se están implementando desde el ente, así como otras que irá desarrollando. Con el objetivo de aumentar el consumo, es que el INV está agilizando el trámite de uso de nuevas etiquetas y con fines comerciales. Asimismo, destacó que “se seguirá trabajando en aumentar el consumo de vino fomentando nuevos formatos (pueden utilizarse envases de vidrio de 1 a 5 litros) y mejorando el precio al público acortando la cadena de comercialización y evitando intermediarios. De hecho, y bajo este objetivo es que lanzamos vinos de cercanía como una prueba piloto con el Ministerio de Río Negro y con proyecciones de ampliarlo a otras provincias”.

En este sentido, según Hinojosa “el INV y la industria en su conjunto deben trabajar en equipo para recuperar los litros per cápita perdidos en el mercado interno”, ya que los datos indican que se han perdido 5 litros per cápita en los últimos 5 años, dados por una complejización del consumo, pérdida de momentos en manos de otras bebidas, falta de innovación de productos y envases y falta de sistemas de ventas. “Para ello seguiremos trabajando en los botellones de 1000 cc hasta 1500 cc que durante esta cuarentena se han adueñado del consumo grupal y familiar, en las latas y otros envases que traccionarán los despachos”, remarcó el funcionario.

Por otro lado, y enfocados en las exportaciones Hinojosa destacó que “hemos vuelto a integrar después de 4 años la mesa de relaciones internacionales, espacio de articulación y trabajo conjunto con entidades privadas y público/privada la cual está acompañada junto con Cancillería y Agencia de Inversiones y Comercio Exterior. También lideramos en alianza estratégica con INTA y COVIAR, la construcción del PEVI 2030”.

En el marco de la pandemia, Hinojosa planteó que “se garantizó el funcionamiento del INV y la continuidad de la actividad productiva y comercial del sector con la creación de un comité de crisis para asegurar la prestación de servicios esenciales de inspección, fiscalización analítica vitivinícola y de alcoholes, así como también servicios técnico-administrativos como la implementación de nuevos sistemas -vía declaración jurada- que faciliten las exportaciones y el uso de productos enológicos, como así también los sistema de pagos y se gestionó ante AFIP y el Ministerio de Desarrollo Productivo la inclusión de la actividad vitivinícola en el Programa ATP.” También se reconectó el gas natural en el Edificio Central del INV, optimizando el uso energético en laboratorios

“Queremos festejar grandes cosechas para vender más litros de vino, recuperar y ganar nuevos consumidores en el mercado interno y externo”, culminó con esas palabras el tunuyanino la reunión.