Jorge Ríos, que estaba con prisión domiciliaria, continuará imputado en la causa por homicidio. La Justicia entendió que no corre peligro de fuga por lo que puede pasar el proceso en libertad. Sin embargo, este mediodía sufrió una descompensación y tuvo que ser internado.

Aun así, Ríos continúa imputado bajo la calificación de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”

El fiscal que investiga el caso del jubilado Jorge Ríos, ordenó esta tarde su libertad por considerar que no existen riesgos de que se fugue o entorpezca el proceso judicial.

El titular UFI 1 de Quilmes consideró que la prisión preventiva debe ser considerada como la “última ratio”, por lo que “deben aplicarse, de ser posible, alternativas menos gravosas”, ya que ello no afecta “la presunción de inocencia”.

En su presentación, el fiscal Rivas también recordó que el juez Nolfi ya le otorgó en su momento el arresto domiciliario “teniendo en cuenta su edad, estado de salud, las lesiones padecidas, su carencia de antecedentes y su arraigo, bastando para ello su promesa jurada, sin necesidad de colocarle una tobillera electrónica para su control por sistema de monitoreo”.

En medio de este beneficio, Ríos fue internado hoy en una clínica privada del barrio porteño de Belgrano a raíz de una descompensación, informó uno de sus abogados defensores, Fernando Soto.

Jorge está internado. Tiene sus heridas infectadas y un grave cuadro de hipertensión arterial”, escribió esta tarde el letrado en su cuenta de la red social Twitter, donde también publicó unas fotos del herrero de 71 años en las que aún se ven lesiones en el rostro y miembros superiores producto del asalto en el que murió el ladrón Franco Martín Moreyra, de 26 años, alias “Piolo”.