Tras el caso del jubilado que le disparó a un delincuente que intentaba robar en su casa de Quilmes, se conoció un hecho similar en Mar del Plata.

En este caso, otro jubilado de 81 años mató de un disparo a un delincuente al que sorprendió en el momento en que intentaba ingresar a su vivienda del barrio Colinas de Peralta Ramos.

De acuerdo a los primeros testimonios recogidos en el lugar de los hechos, el dueño de casa disparó al intruso con una escopeta calibre 14 de su propiedad y le causó la muerte de manera inmediata. El fallecido fue identificado como Nahuel Lucas Jerez, de 27 años y numerosos antecedentes penales, entre los cuales se contaban causas desde 2011 a 2019 por los delitos de “robo”, “robo agravado”, “portación ilegal de arma”, “hurto”, amenazas”, “infracción a la ley 23.737 de Estupefacientes” y “violación de domicilio”

Efectivos policiales de la comisaría tercera, a cargo del titular Leonardo Doña, se dirigieron al lugar luego de la llamada al 911 realizada por vecinos y el propio jubilado.

Las circunstancias en las que se produjo el disparo aún no fueron establecidas de forma fehaciente, pero confirmarían la versión inicial. Incluso el hombre de 81 años indicó que habrían sido tres los delincuentes que pretendieron entrar a la vivienda.

El fiscal Fernando Castro fue notificado de la novedad y por el momento no ordenó la detención del autor del homicidio, no solo por su elevada edad sino también porque se evalúa que se trató de un caso de legítima defensa. Por lo pronto se iniciaron actuaciones por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, pero además se le imputó al jubilado la “tenencia ilegal de arma de fuego”.

El hecho sucedió en una vivienda de Azopardo al 3300 hasta donde llegó también personal del cuerpo de peritos de la Policía Científica.

Este segundo caso, agrega materia al debate abierto sobre la detención de Jorge Adolfo Ríos, de 71 años, quien fue golpeado y torturado por cinco delincuentes, pero que tomó su pistola y salió de su casa, mientras los ladrones se escapaban por los techos de sus vecinos.  Cuando uno de ellos se cayó a 60 metros, el herrero jubilado caminó hacia quien lo había agredido en forma salvaje un par de minutos antes y le disparo.

El mismísimo ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni, salió a solidarizarse con el hombre que termino detenido e imputado por “exceso en la legitima defensa”, entre otras cosas.

La barra de Quilmes despidió a Franco Moreyra, el ladrón que mató ...

Mientras, los amigos del delincuente difunto realizaron una caravana para acompañar sus restos.

Cosas que sólo ocurren en nuestro país.