Desde las 19 de este miércoles, con la presencia de muchas banderas argentinas, se desarrolla una marcha de antorchas frente al Palacio de Tribunales en Talcahuano 550, Buenos Aires; con el lema “Una luz por la República“.

La invitación se realizó a través de las redes sociales y, en este caso, instaron a concurrir con “velas, linternas o con la luz del celular”.

La impulsan distintas agrupaciones de abogados en Buenos Aires y otras ciudades, y tiene como marco el reclamo a la Corte Suprema por el caso de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi -miembros de la Cámara Federal porteña- y Germán Castelli -del Tribunal Oral N°7 de Comodoro Py que abordan causas de corrupción ligadas al kirchnerismo y habían sido trasladados por decreto -considerado irregular-durante la gestión del expresidente Mauricio Macri. Ahora, son los ministros de la Corte Suprema de Justicia quienes deberán expedirse sobre el tema.

El llamado a la “marcha de antorchas” ocurre precisamente luego de que el titular de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, convocara para el 29 de septiembre a un acuerdo extraordinario para tratar el caso de los jueces trasladados.

Máximo Fonrouge, presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad, aseguró: “A título personal iré a acompañar entendiendo que hay que pedirle a la Justicia que frente a una cuestión institucional de la envergadura del caso de los tres jueces, tienen que tomar una decisión y que esa decisión sea acorde con el criterio que ellos mismos han fijado ya a través de la famosa Acordada 7“.

Los sectores oficialistas sostienen que los traslados de los jueces (por el gobierno de Macri) no cumplieron el requisito constitucional de contar con acuerdo de la Cámara alta, mientras que en Juntos por el Cambio insisten en que fueron legales y acusan a la vicepresidenta Cristina Kirchnerde utilizar el Senado para garantizar su impunidad.

“La Corte Suprema debe salvar a la República”, se podía leer en algunos de los carteles.

Imagen

La semana pasada, el oficialismo en el Senado aprobó la remoción de Bruglia, Bertuzzi y Castelli. Cuestionan el traslado de un total de diez jueces durante la gestión de Cambiemos, al argumentar que se decidieron sin cumplir una serie de requisitos necesarios. Entienden que no se respetaron las jurisdicciones, las competencias ni las jerarquías, y que faltó la aprobación del Senado.

De esta forma, con el decreto 750 el Poder Ejecutivo dio marcha atrás con aquel firmado por el entonces presidente Mauricio Macri que había trasladado al juez Bruglia del Tribunal Oral Federal 4 a la Cámara Federal.

Por otro lado, en el decreto 752 se dejó sin efecto aquella decisión de Macri que trasladó primero a Bertuzzi desde un Tribunal Federal de La Plata al 4 de Capital Federal -el mismo al cual ahora es remitido Bruglia- y de ahí a la Cámara Federal. Ambos jueces firmaron el aval para avanzar en la causa por los cuadernos del chofer Oscar Centeno, que tiene como principal imputada a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Por último, por el decreto 751 el juez Castelli volverá al Tribunal Oral Federal 3 de San Martín dejando sin efecto su traslado al tribunal 7 de Capital Federal, donde está a la espera para ser juzgada la actual vicepresidenta, como así también varios exfuncionarios por la causa de los cuadernos.