Resulta indudable que la intervención inmediata de esta Corte es el único remedio eficaz para evitar tanto el daño individual sobre los derechos de los actores como, principalmente, el daño a las instituciones de la República“, indicó Carlos Rosenkrantz.

El presidente de la Corte Suprema había invocado La semana pasada, el artículo 71 del reglamento de la Justicia Nacional, que reserva al titular del cuerpo la potestad de convocar a “acuerdos extraordinarios” cuando lo considere necesario.

Rosenkrantz convocó precisamente a ese “acuerdo extraordinario” para tratar los recursos presentados por los magistrados con traslados revocados por el Senado.

Rosenkrantz comunicó su decisión al resto de los ministros en una reunión virtual que celebraron el martes pasado.

Hoy, la Corte Suprema aceptó tratar el recurso de “per saltum” presentado por los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, los magistrados que investigaron a Cristina Kirchner, Rosenkrantz, enfatizó que “esta intervención es el único remedio para evitar el daño a las instituciones de la República“.

En este sentido, el magistrado advirtió que “la decisión del caso excede notoriamente el interés de las partes y se proyecta no solamente sobre el interés de todo el universo de jueces que han sido trasladados hasta la fecha, sino sobre el interés general en preservar el sistema republicano de gobierno“.

Además, Rosenkrantz sostuvo que el caso revestía una gravedad institucional a la que calificó de “inusitada”.

Es inocultable entonces que el caso reviste una gravedad institucional inusitada, pues en su decisión se encuentra comprometida una institución básica del sistema republicano“, señaló.

La Corte tiene la responsabilidad, en casos como éste, de dar certidumbre a la ciudadanía sobre el trámite que se impondrá a los planteos de los jueces involucrados“, dijo Rosenkrantz y añadió: “Como dije hace una semana, la Corte tiene la autoridad final cuando está en juego la constitucionalidad de los actos de otros poderes del Estado“.

El titular de la Corte señaló que “los planteos de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli son planteos de naturaleza muy excepcional que, por esta y otra razones, requieren ser analizados con muchísimo detenimiento“.

En marzo de 2018, Bruglia y Bertuzzi fueron trasladados del Tribunal Oral Federal 4 de la Ciudad de Buenos Aires -primera instancia-, a la Sala I de la Cámara Criminal Federal -segunda instancia-, mientras que Castelli pasó del Tribunal Oral Federal 3 de San Martín, provincia de Buenos Aires, al Tribunal Oral Federal 7de la Ciudad de Buenos Aires.

La Corte deberá evaluar ahora si se está ante una vulneración de la estabilidad de los jueces y si, como sostienen y denuncian, existe un “plan de impunidad” detrás de la medida tomada por el Consejo de la Magistratura y el Senado.